El Vaticano inaugura su belenes y enciende su árbol …
Marino que utilizaba vehículo de la Armada para tran…
La ‘Carita de Dios’ lucirá limpia y bonita en sus fiestas
La primera cosecha de marihuana de Nueva York está l…
La Asamblea desconoce designación del Superintendent…
Los satélites observan tres chimeneas de gases y cen…
12 inhabilidades constan en el reglamento para calif…
180 000 aves de corral fueron sacrificadas en Cotopa…

Amantes del vóley playero tienen su sitio de práctica en Quito

Arena Quito es una academia donde se practica el voleibol playa. Se encuentra ubicada en Miravalle. La vista es imponente. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Comunidad, familia y pasión por el deporte son vínculos que se entrelazan en Arena Quito, una academia de voleibol playa en Miravalle. La propuesta nació hace tres años y va ganando seguidores.

El material para las dos canchas llegó desde Esmeraldas, en cuatro volquetes para cada una. El juego se practica sin calzado. Así lo especifica la fundadora, Sara Tufiño, para quien este espacio permite una conexión con la tierra para recargarse de energías. 

La posibilidad de hacer un alto al estrés, ejercitarse y conocer nuevas personas está disponible de lunes a sábado, de 07:00 a 21:00, con una clase gratuita. Se hace un diagnóstico para saber las condiciones de cada participante y ayudarlo a mejorar su técnica. 

Sara vivió y estudió en México. Volvió a Ecuador hace cuatro años para compartir con los abuelos. La joven de 28 años estudió Pedagogía, enfocada en la psicología del deporte. Juega vóleibol desde niña, primero en sala y luego en arena. 

Las instalaciones cuentan con dos canchas. Como parte del servicio se ofrecen paquetes para eventos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO
Las instalaciones cuentan con dos canchas. Como parte del servicio se ofrecen paquetes para eventos. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Al volver a Quito, la fundadora se encontró con la carencia de espacios para continuar con los entrenamientos. Fue en ese instante cuando surgió Arena Quito, hasta donde también llegan otros deportistas de larga data y aficionados. Estar allí es como viajar, por unos minutos, a la playa, con vista a Cumbayá y Tumbaco

La ubicación de la cancha es otro atractivo. En lugar de quedarse por horas en la congestión que se registra en el sector en ciertas horas, hay quienes ingresan a la arena, se entrenan y se desconectan. 

Los equipos están conformados por dos personas. Hay personas que ya son clientes fijos y acuden constantemente. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO
Los equipos están conformados por dos personas. Hay personas que ya son clientes fijos y acuden constantemente. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Las historias

Paula Baldeón es arquitecta y hace dos años se unió a las prácticas. Va desde el sector de la av. Mariana de Jesús, norte de Quito. Juega en la modalidad de salón desde los 10 años. Ahora en la arena encontró un desahogo. “Te lanzas, gritas…”, dice con entusiasmo. 

Eso sí, detalla Tanya Portugal, parte del equipo, el respeto y la competencia amistosa son reglas de la casa. Son seis colaboradores. 

Paula, de 25 años, indica que es una disciplina exigente, en la que se trabaja todo el cuerpo. La practica, al menos, tres veces por semana. También participa en campeonatos que se desarrollan en el sitio. 

Matteo Guerini, publicista de 26 años, es apasionado por el voleibol desde el colegio. En la pandemia paró, hasta que halló Arena Quito. Un año sin deporte fue el tope. 

Los deportistas pueden acudir desde las 07:00 hasta las 21:00. Arena Quito está en redes sociales, para más información. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO
Los deportistas pueden acudir desde las 07:00 hasta las 21:00. Arena Quito está en redes sociales, para más información. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Le diagnosticaron fibromialgia. En su caso, está condición, más que dolor, le genera cansancio. Pero en la cancha todo queda atrás y él se recarga. Acude tres veces por semana, incluso hasta cinco cuando hay torneos. 

Sara recuerda que en los primeros meses de la pandemia no pararon. De hecho, fue un espacio para vencer el encierro. Tener equipos de dos personas y ser actividad al aire libre fueron un plus. 

Ahora, como en la emergencia, hay quienes asisten con parientes. Igualmente, están aquellos que, como dice Matteo, forman una familia en la arena.

Y así como un poquito de este material se va con ellos luego de cada partido, la gente se lleva las vivencias, las charlas y las risas. 

Hay padres y madres que acompañan a sus hijos y deben seguir con la jornada laboral. Hay una sala con cinco cubículos, con conexión a Internet. 

La práctica deportiva permite desestresarse, recargar energía y conocer gente nueva, además de poseer beneficios para la salud. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO
La práctica deportiva permite desestresarse, recargar energía y conocer gente nueva, además de poseer beneficios para la salud. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

La comunidad va en aumento, con 70 participantes regulares y unos 500 flotantes. En este segundo grupo se incluyen personas que viajan por estudios o trabajo y regresan en vacaciones.

Se ha sumado el apoyo de diferentes empresas y emprendimientos que apuestan por una vida activa tras la pandemia.

El deporte 

El voleibol de arena es una disciplina olímpica desde 1964. En 1996, Estados Unidos, Brasil, Canadá y Australia ganaron las primeras medallas olímpicas masculinas y femeninas.

Sara cuenta que Ecuador, por primera vez en la historia, clasificó de forma directa al mundial categoría absoluta en la rama femenina, en Roma, en junio del 2022.


Visita nuestros portales:

Sigue a EL COMERCIO en Google News CLIC AQUÍGoogle News