Proyecto de Ley plantea cambios en las licencias de …
Ibarra cumple 415 años de fundación y uno de sus ret…
Dos de 12 ambulancias funcionan en Santo Domingo
El FMI se reúne este 29 de septiembre para aprobar e…
Yunda evitó tratar informe sobre el modelo del Metro…
Unidad Técnica Legislativa recomienda al CAL que no …
Audiencias de pruebas en el caso Bella Jiménez se di…
Nueva Ley plantea fusión de BanEcuador y CFN

El luchador Mijaín López alcanza la leyenda con sus cuatro oros olímpicos

Mijaín López festeja su triunfo en los Juegos Olímpicos de Tokio. Foto: EFE

Cinco títulos de campeón mundial, cinco de campeón panamericano y, desde hoy, cuatro de campeón olímpico. El cubano Mijaín López volvió a hacerlo este lunes en Tokio, a sus 38 años y sin que ningún rival le inquietase en los cuatro combates que ha disputado.

El Niño, como le llaman por su sencillez pese a su aspecto de gigante, es un misterio insondable para sus competidores y una especie rara en el mundo de la lucha.

Se deja ver tan poco por las competiciones internacionales que sus rivales no tienen ocasión de estudiarle y plantear una estrategia para vencerle.

Ni siquiera compitió en 2019 en los campeonatos del mundo clasificatorios para estos Juegos. Acudir, acudió; pero solo a mirar. En su categoría, los 130 kilos de lucha grecorromana, participo óscar Pino, que se proclamó subcampeón mundial y logró así la plaza para Cuba.

Al ser para el país y no nominal, ya se dio por sentado que ese billete lo emplearía el insigne Mijaín, que se reserva para las grandes ocasiones. Hoy hizo de esa plaza el mejor uso posible.

El oro convierte al luchador de Pinar del Río en el mejor de la historia en categoría masculina, igualando los cuatro que tiene también la japonesa Kaori Icho, ganadora en Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016 en -63 kilos.

Mijaín López mide 191 centímetros y pesa en torno a los 130 kilos. Casi siempre algo más, porque el gladiador considera que “el principal rival es el peso” y lucha a diario para mantenerlo a raya. Las horas previas a una competición son siempre de estricta dieta, las posteriores de un gran festín reparador.

Las privaciones son difíciles “porque rompen con la tradición de nosotros los cubanos”, dijo,”que nos gusta comer arroz congrí (arroz con frijoles negros) y carne de puerco”.

El soviético Aleksandr Medved, tres veces campeón olímpico de lucha libre entre 1964 y 1972, dijo que un luchador debe tener “la fuerza de un levantador de pesas, la agilidad de un acróbata, la resistencia de un corredor y la destreza táctica de un ajedrecista”.


Todas esas virtudes reúne Mijaín, aunque la que prima es la resistencia, porque él asiste inmutable al paso por el colchón de rivales de menor edad que no consiguen ponerle freno.

En Tokio se impuso en octavos al rumano Alin Alexuc, de 31 años; en cuartos al iraní Amin MIrzazadeh, de 23; en semifinales al turco Riza Kayaalp, de 31; y en la final al georgiano Iakobi Kajaia, de 27.

Su futuro es otro misterio. Se quiere retirar, pero no de un día para otro. Y ya ha designado como sucesor a óscar Pino, el luchador que ganó para él la plaza olímpica. Es uno de los compañeros de entrenamiento que conoce su apetito voraz, en la mesa y en la colchoneta.

Suplementos digitales