26 de agosto de 2018 00:00

La nadadora de Morona Santiago Sarahí Pitiur se ilusiona con ser olímpica

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Manuel Quizhpe
Redactor
(F-Contenido Intercultural)
mquizhpe@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sarahí Pitiur Petsain tiene como referentes a su coterránea Samantha Arévalo y a la española Mirella Belmonte, quienes sobresalen a escala mundial. La nadadora de 12 años pertenece a la etnia Shuar y es la única deportista en la familia. Tiene cuatro hermanos mayores.

Reside en la parroquia Sevilla Don Bosco de Morona Santiago y todos los días acude a los entrenamientos en la piscina olímpica del Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento de Macas. En el traslado en bus se demora 10 minutos. Allí es dirigida por el cubano Ariel Cabana, quien precisamente formó a Arévalo.

Pitiur admira a Arévalo porque con esfuerzo mejoró sus marcas, compitió en Juegos Olímpicos y se convirtió en vicecampeona mundial sénior. “Ella nos demostró que todo es posible”. Belmonte es su ‘ídolo’ porque considera que con disciplina llegó a ser campeona mundial y olímpica.

Con sus amigas conversa, juega y bromea antes de los entrenamientos. Una de sus compañeras, Isabel Rivadeneira, la define como una nadadora disciplinada y que sueña en grande. “Es ocurrida, nos hace reír en los momentos de descanso, pero cuando se entrena es seria y bastante exigente”.

Ingresó en la natación a los 7 años y desde entonces se alista con Cabana. Hace dos años empezó a representar a Morona Santiago en los campeonatos nacionales y ahora pretende ser seleccionada de Ecuador para ir al exterior.

Este año lectivo, Sarahí cursara el noveno de básica en el Colegio María Auxiliadora. Agradece a su madre, Aída Petsain, por haberla motivado para que practicara la natación. Su sueño es seguir los pasos de Arévalo. “Quiero ser campeona sudamericana y mundial y clasificarme a unos Juegos Olímpicos”.

Según Cabana, su dirigida se ubica segunda y tercera a escala nacional en la categoría 11-12 años. “Con ella apuntamos a los Juegos Olímpicos del 2024”, sostiene con mucha seguridad. Los parámetros que maneja se asemejan a las marcas de Arévalo y el propósito es mejorarlos.

El adiestrador cubano destaca de su alumna la perseverancia y disciplina en los entrenamientos. En vacaciones, por ejemplo, se prepara dos veces al día, despertándose a las 05:00 para su primera jornada. “Es muy impetuosa, eso lo llevará a sitiales de privilegio”.

Por su edad debe especializarse en los cuatros estilos: pecho, libre, espalda y mariposa. El cómputo de esas cuatro pruebas le permite pugnar por los primeros lugares a escala nacional. En lo posterior se pretende priorizar las pruebas de 400 y 800 metros libres y los 200 y 400 m combinados.

Cabana está consiente que, con el paso del tiempo, su dirigida corregirá algunos aspectos. Entre otros están mejorar la técnica del estilo libre y las salidas en el estilo espalda. Detrás de Pitiur se encuentran siete nadadoras macabeas que están entre las 10 mejores del escalafón nacional.

Sarahí, quien destaca sus participaciones nacionales en Machala, Cuenca, Riobamba y Guayaquil, tiene como próximo objetivo su participación en los Juegos Nacionales de Menores. La sede será Ibarra y se desarrollará entre el 1 y 4 de octubre venideros.

Cabana advierte que Pitiur tiene características similares a la de Arévalo, en cuanto a la disciplina y perseverancia. “Samantha siempre quería ser la mejor, soñaba con alcanzar éxitos para su país y provincia, así es Sarahí”. Él insiste que hay grandes perspectivas para los Juegos Olímpicos del 2024.

Sarahí cuenta que sus hermanos mayores no practican ningún deporte por motivos de trabajo y estudio; sin embargo, siempre están apoyándola de cualquier manera. Incluso Randy, de 17 años, es quien la acompaña en las madrugadas a la piscina. Los otros, en cambio, no dejan de alentarla en las competencias.

La nadadora shuar se muestra tímida hasta tomar confianza con quienes se acercan a conversar con ella. Pero luego se afianza en el diálogo y se desenvuelve con madurez. No se siente más ni menos que nadie. “Estoy orgullosa de mis raíces y eso lo heredé de mis padres. Su sueño es llegar a unos Juegos Olímpicos, que también le inculcó el técnico Cabana, a quien agradece por sus enseñanzas.

Origen. Nació el 11 de septiembre del 2005. Sus padres son Alfredo Pitiur y Aída Petsain. Tiene cuatro hermanos: Manuel (28 años), Samantha (26), Sajara (24) y Randy (17).

Antecedentes. Incursionó en la natación a los 7 años, motivada por su progenitora.

Éxitos. De las 26 medallas conseguidas en los campeonatos provinciales y nacionales, nueve son de oro en su corta carrera.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)