13 de noviembre de 2018 00:00

Pugnas internas, deudas y falta de resultados afectan a El Nacional

Christian Lara (der.), volante de 38 años, llegó como  uno de los refuerzos de la segunda etapa, esta temporada. Foto: API

Christian Lara (segundo, der.), volante de 38 años, llegó como uno de los refuerzos de la segunda etapa, esta temporada. Foto: API

valore
Descrición
Indignado 16
Triste 14
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Pablo Campos. Coordinador (D)

El 6 de noviembre la agrupación Unidad Roja, que aglutina a socios e hinchas de El Nacional, envió un comunicado a César Merizalde, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

En el escrito se insta a la autoridad a que solicite al presidente de El Nacional, Tito Manjarrez, y a su Directorio “no retarde más nuestro pedido de formularios autorizados a fin de recoger las firmas necesarias para solicitar una Asamblea extraordinaria de socios (...), con el fin de tratar asuntos de conocimiento público y que están llevando a nuestro club al abismo”.

Lucía Vallecilla, excandidata presidencial del club y miembro de la Unidad, cuenta que en la Asamblea se tratarán dos puntos: “primero, el mal manejo deportivo y financiero del club. También queremos pedir la salida del Directorio de Tito Manjarrez”.

De acuerdo con los estatutos del cuadro criollo para convocar a dicha asamblea se necesitan llenar los formularios -que solo puede entregarlos el club- con el 2% de las firmas de los socios.

Si se toma como referencia el último padrón electoral de las elecciones del año pasado, el cuadro criollo tiene 13 800 socios, entre civiles y militares. Se precisan 276 firmas para convocar a la asamblea.

Sin embargo, según Vallecilla, la dirigencia esquivó sus pedidos hasta en tres ocasiones. Por ello, decidieron acudir al Jefe del Comando Conjunto para que intervenga. Hasta ayer no había respuesta.

El Nacional atraviesa horas difíciles. La pugna entre directivos y socios y la presión de estos para la salida de Manjarrez, elegido presidente a finales del año pasado, es apenas uno de los problemas.

El equipo no es campeón desde la temporada 2006 y actualmente intenta sostenerse en el antepenúltimo puesto de la tabla. El recurso escasea y, a final de año, perderá a dos valores importantes como Roberto Garcés y Miguel Parrales, ante la imposibilidad de conseguir recursos para adquirir sus derechos.

Además, hay grandes deudas. La principal es una que mantiene el club con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, en un caso que fue judicializado: en la web de la Función Judicial consta el proceso 17230-2016-12066. El 1 de febrero de este año se estableció que el equipo rojo pague la cantidad de USD 563 243,65 en el plazo de cinco días. La directiva busca la forma de llegar a acuerdos para dicho pago.

Este Diario intentó obtener una versión sobre el momento del club con Manjarrez. A través de un mensaje de whatsapp, el dirigente se excusó: “(...) debido a la situación que estamos viviendo, no creo que sea el momento adecuado para un análisis frontal y profundo del equipo”.

Las críticas a la directiva apuntan a la poca gestión para solventar la crisis y al descuido hacia el socio civil. Así lo sostiene Fabián Altamirano, quien decidió dejar de apoyar a la institución tras 18 años de fidelidad. Él mantenía una membresía platinum del equipo y aportaba USD 20 mensuales. Sostiene que en junio renovó su plan de socio.

Sin embargo, Altamirano firmó una de las solicitudes de Unidad Roja para que el club les entregase los formularios. Lo hizo en septiembre pasado. “Recibimos una contestación del equipo, diciéndonos que el 90% de los que firmábamos no somos socios. Entonces, decidí retirarme. A la directiva no le interesan los socios civiles. Somos una piedra en el zapato”.

Ante la falta de recursos, aparece una opción de financiamiento: el complejo deportivo de 15,4 hectáreas que tiene la institución en Tumbaco. El 26 de diciembre de 1978, el Ministerio de Defensa transfirió el predio El Sauce, con una condición: “el donatorio queda prohibido de enajenar todo o parte del inmueble, arrendar, o explotar con fin comercial u otro objetivo distinto al previsto en este Decreto”.

El expresidente Juan Donoso junto al exsíndico Washing­ton Andrade buscan la fórmula para que el Gobierno modifique dicho artículo y se generen ingresos. Según Andrade, la modificación de la cláusula indicaría que cualquier actividad comercial se realizará con el fin exclusivo de construir un estadio para el equipo o hacer un proyecto inmobiliario para generar fondos para el estadio.

En el 2013, el anterior Gobierno rechazó el proyecto. Pero Andrade dice que volverán a insistir con el actual.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (13)