Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020
Ministro de Trabajo: ‘Retorno a la oficina dependerá…
Juanes: ‘En la música no hay barreras’
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes

El Mundial empezó y 68 ecuatorianos aún no lo ven

mundial

mundial

Un grupo de hinchas ecuatorianos viajan en bus, hacia Brasilia para asistir al partido de la Tri en el Mundial. Foto: Marcos Vaca desde Iguazú/ EL COMERCIO

.log-gg{width:20%;}.log-gg img{padding-right: 10px;}

El fútbol es una forma de volver a ser niños, dice el escritor y periodista mexicano Juan Villoro. En los negocios de Argentina y en Brasil ese regreso a la niñez se expresa en las vitrinas y ventanas. Son pocos los sitios que no tienen una bandera o una camiseta de su país.

El Mundial es la convocatoria a la alegría, a creer en la magia de un deporte y por eso tanto esfuerzo para ver un partido. Un grupo de 68 ecuatorianos viaja en bus desde Buenos Aires hasta Brasilia para alentar a la Selección ecuatoriana.

Es sacrificado tanto en lo físico como en lo emocional: ayer, jueves 12 de junio, los hinchas no vieron el partido inaugural, lo escucharon en la radio argentina La Red. Fue como volver al pasado en el imperio del Internet.

Los hinchas ecuatorianos tuvieron que escuchar por radio, la transmisión del partido Brasil- Croacia, pues no pudieron ver el cotejo.

El bus cruzaba la provincia argentina Misiones. La señal de la radio era la única que llegaba al receptor y los celulares con roaming se negaban a conectarse con el mundo que ya estaba futbolizado “Paren para ver el fútbol“, gritaban los ecuatorianos más picados por el bicho del fútbol.

Figuras de los astros del fútbol decoran exteriores y vitrinas de los locales en Argentina. Foto: Marcos Vaca desde Iguazú/ EL COMERCIO

De vez en cuando, en algún almacén de electrodomésticos, se veía una escena del partido Brasil vs. Croacia; era como una llovizna en pleno verano.

La verdad, los 68 ecuatorianos nunca vieron el partido. A la madrugada recién cruzaron la frontera argentina-brasileña en Iguazú.

Los pronósticos no son buenos, hoy 13 de junio, tampoco se podrá ver uno de los tres partidos de la segunda fecha.

Ese regreso a la infancia para los 68 ecuatorianos tendrá que esperar aún hasta el domingo, mientras tanto sigue el viaje desde Iguazú hasta Brasilia y solo viendo el Mundial en las vitrinas de los negocios.