15 de febrero de 2021 11:04

El gran momento de Messi y la baja de Neymar invierten la tendencia

El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi (d), golpea el balón ante el centrocampista del Sevilla, Jesús Joaquín Fernández "Suso", durante el encuentro correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado hoy Miércoles en el e

El delantero argentino del FC Barcelona, Leo Messi (d), golpea el balón ante el centrocampista del Sevilla, Jesús Joaquín Fernández "Suso", durante el encuentro correspondiente a la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputado hoy Miércoles en el estadio Sánchez Pizjuán, en la capital andaluza. EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

Pese a haber eliminado al París Saint Germain las últimas tres veces que el equipo francés se cruzó en su camino en la Liga de Campeones, el Barcelona llegaba esta vez a la cita sin ser favorito, pero el gran momento de Lionel Messi y la lesión de Neymar da Silva, que se pierde la ida, podrían haber invertido la tendencia de una eliminatoria de octavos de final que abre el telón este martes 16 de febrero el feudo azulgrana.

Y es que este Barcelona vuelve a carburar al ritmo del astro argentino, que ha empezado a golear y a asistir como en sus mejores tiempos. Su última exhibición, el 5-1 ante el Alavés en el último partido de Liga, donde Messi asistió y también marcó por partida doble.

Ante el conjunto vasco, el técnico del Barcelona, el neerlandés Ronald Koeman, dio descanso a Jordi Alba, Pedri y Dembélé, pensando en el PSG. Los tres serán titulares mañana en un once donde los problemas volverán a estar en la línea defensiva.

El técnico del Barcelona tiene lesionado al central uruguayo Ronald Araujo y aunque Gerard Piqué seguramente entre en la convocatoria tras estar tres peses parado por una lesión de rodilla, no parece probable que esté en disposición de ser titular.

El flojo estado de forma del francés Samuel Umtiti deja al también galo Clement Lenglet y al canterano óscar Mingueza como las opciones más fiables para ocupara el eje de la zaga.

Jordi Alba es insustituible en el lateral izquierdo, mientras que para el lateral derecho Koeman tendrá que decidir entre Sergiño Dest, que llevas semanas entrando y saliendo de las convocatorias por unos problemas musculares, y Junior Firpo para jugar a pierna cambiada.

El resto del equipo será el de gala y con el que este Barcelona ha cogido la velocidad de crucero, con Sergio Busquets, De Jong y Pedri en el centro del campo, y Messi liderando la ofensiva junto a los franceses Griezmann

y Dembélé. Ansu Fati, Coutinho y Sergi Roberto también siguen siendo baja.

El objetivo, aprovechar al inercia goleadora de unas escuadra que ha empezado ya a ver puerta con facilidad y no repetir los errores defensivos que están lastrando al equipo y que ante el letal PSG, y más en casa, dejarían la eliminatoria cuesta arriba.

Por su parte, el París Saint-Germain, que no olvida los ecos de su última eliminación con el famoso 6-1 que culminaba una remontada histórica del Barcelona en el Camp Nou, viaja pendiente del italiano Marco Verratti, considerado el alma de la creación del juego parisiense en ausencia del lesionado Neymar, pero que no juega desde el pasado 7 de febrero por un problema físico. Todo apunta a que el jugador, por el que un día se pelearon Barcelona y PSG, estará en el césped.

El técnico argentino Mauricio Pochettino le ha preservado con vistas al duelo crucial de la Liga de Campeones, al igual que a otros hombres importantes del centro del campo, como el senegalés Gueye, que probablemente acompañará al albiceleste Leandro Paredes en el medio.

Tampoco ha corrido riesgos con el atacante argentino Mauro Icardi, que ocupará el puesto de 9, flanqueado por el español Pablo Sarabia o el italiano Moise Kean en la derecha y por Kylian Mbappé en la izquierda.

La estrella francesa tiene sobre sí todos los focos ante la ausencia de Neymar, al tiempo que el choque del Camp Nou deberá servir para conocer el alcance psicológico que la baja del futbolista más caro del mundo tendrá en la moral del equipo.

Desde París han buscado contrarrestar esa ausencia centrándose en las que tiene también el rival e incidiendo en el futuro incierto de Messi, cuya posible llegada a orillas del Sena sigue alimentando las crónicas.

Mientras la prensa francesa incide sin cesar en esa hipótesis, el club parece haber encajado con menos drama la ausencia de Ney, que se sumó a la del argentino Ángel di María, los dos jugadores que mejor inicio de temporada habían completado.

Los finalistas de la pasada edición de la Liga de Campeones cuentan con superar a un gran equipo al fin en esta competición y existe la sensación de que este Bara es más accesible que en pasadas ocasiones, aunque de puertas para afuera todo el mundo apele a la prudencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)