6 de octubre de 2019 15:34

La medalla de Álex Quiñónez se suma a las alegrías de Latinoamérica en Doha

Noah Lyles (c), de Estados Unidos, el chino Xie Zhenye y el ecuatoriano Álex Quiñónez (der.) en las semifinal de los 200 metros del Mundial de Doha, el 30 de septiembre del 2019. Foto: AFP

Noah Lyles (c), de Estados Unidos, el chino Xie Zhenye y el ecuatoriano Álex Quiñónez (der.) en las semifinal de los 200 metros del Mundial de Doha, el 30 de septiembre del 2019. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El atletismo latinoamericano terminó con siete medallas el Mundial de Doha, este domingo 6 de octubre del 2019, los mismos que en la cita de hace dos años en Londres y se ganó sobre todo motivos para la ilusión antes del año olímpico.

Las mayores alegrías de esta edición vinieron por parte de la ultrafavorita venezolana Yulimar Rojas, que dinamitó el triple salto con su 15,37 metros para revalidar su oro mundial, y del lanzamiento de disco, donde Cuba hizo doblete de oro (Yaimé Pérez) y plata (Denia Caballero) .

Las otras medallas latinoamericanas fueron para los colombianos Anthony Zambrano (plata en 400 metros) y Caterine Ibargüen (bronce en triple salto), para el ecuatoriano Álex Quiñónez (bronce en 200 metros) y para el cubano Juan Miguel Echevarría (bronce en salto largo).

Primer sinsabor
El bronce de Echevarría en el salto largo, en el segundo día de la competición, había dejado mal sabor porque casi todos le consideraban el grandísmo favorito al oro.

“ Tengo que seguir trabajando para corregir los aspectos que no funcionaron hoy aquí. Estoy con salud y estoy pensando ya en el proximo año ” , admitió Echevarría, de apenas 21 años.

En el triple salto, la colombiana Caterine Ibargüen, a sus 35 años y tras recuperarse contrarreloj de una operación por una fascitis plantar el pasado agosto, logró un meritorio bronce pese a llegar mermada físicamente.

Fue su quinto metal en Mundiales y, pese a ser de inferior importancia que sus oros de Moscú-2013 y Pekín-2015, lo celebró por la relevancia de subir al podio tras unas últimas semanas muy complicadas para ella.

Por su parte, Zambrano (21 años) asombró a todos con su plata de 400 metros y fue además cuarto en la final del relevo 4x400 metros, culminando una actuación impresionante.

Caterine Ibargüen de Colombia durante la prueba del triple salto en Doha, el 3 de octubre del 2019. Foto: EFE

Caterine Ibargüen de Colombia durante la prueba del triple salto en Doha, el 3 de octubre del 2019. Foto: EFE

Cuba despierta 
Por países, Cuba despertó respecto al Mundial de Londres-2017, donde se había quedado con apenas una medalla de bronce, en el que fue el peor Mundial de su historia.

Mejoró sus números ahora (un oro, una plata, un bronce) , aunque todavía lejos de sus años de gloria, los de las generaciones lideradas en su día por Javier Sotomayor e Iván Pedroso.

Colombia tuvo oros en los cuatro Mundiales anteriores y esta vez se fue sin títulos, pero la ilusión por la irrupción de Zambrano y la lección de pundonor de Ibargüen, que en Tokio-2020 espera estar al 100% físicamente para poder defender entonces con garantías su corona olímpica.

No se lo pondrá fácil una Yulimar Rojas que parece lanzada a por el récord mundial. El sábado en la final catarí se quedó a 13 centímetros y el pasado mes se acecó a 9 centímetros. Los 15,50 metros de la ucraniana Inessa Kravets, plusmarca mundial desde 1995, están en serio riesgo.


“ La temporada ha sido muy larga para todos y creo que la he terminado con una nota alta ” , estimó Rojas tras su oro del sábado.

Venezuela tuvo dos medallas en Londres-2017 y ahora bajó a una, pero conservó la joya de la corona.

Ecuador regresó al medallero por primera vez en doce años en Mundiales. Fue con el bronce de Álex Quiñónez en los 200 metros, el primer metal para el país en pista, ya que los cuatro anteriores (tres oros, una plata) los había conseguido un único hombre, Jefferson Pérez, en los 20 kilómetros marcha.

Frustración para Brasil
En el resto de países latinoamericanos, Brasil decepcionó. Llegaba sobre todo con una gran opción con Darlan Romani en el lanzamiento de bala, pero el forzudo finalizó cuarto la final, igual que el relevo 4x100 metros masculino y que Erica de Sena en 20 kilómetros marcha.

México, sin su marchista estrella Lupita González, suspendida por dopaje, pasó sin hacer ruido por el Mundial.

Puerto Rico estuvo a punto de subir al podio, pero Wesley Vázquez terminó quinto en los 800 metros, con lo cual no pudo emular a su compatriota Javier Culson, único medallista mundial de su país.

Costa Rica también tuvo un brillante e histórico quinto puesto, con Andrea Vargas (100 metros vallas) , que batió además tres veces en dos días su récord nacional, hasta dejarlo en 12.64.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)