20 de septiembre de 2019 00:00

Maryury Sánchez, la Ñaña más segura del equipo

Maryury gusta del encebollado y cebiche. Un lugar que recomienda visitar en Papallacta. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Maryury gusta del encebollado y cebiche. Un lugar que recomienda visitar en Papallacta. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 6
Martha Córdova. Redactora (D)
mcordova@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dice que llevar un nombre bastante raro es culpa de su mamá, y el amor al fútbol, de su papá. Maryury Sánchez Medina, de 24 años, es la multifacética futbolista del club Ñañas, que espera lograr el título de la Superliga femenina 2019.

“En el 2018 ganamos el Torneo Clausura y terminamos el año como vicecampeonas del Ecuador. Son los dos títulos más importantes en mi trayectoria”, detalla la venezolana.

Este año decidió renovar contrato con el equipo rosa por las perspectivas que tenía con la creación de la Superliga. “Fue muy importante para nosotras, porque se dio un paso a la profesionalización del fútbol femenino. Contamos con un contrato, con sueldo y con afiliación al seguro social. Ya está atendido nuestro aspecto de salud, ahora estamos más tranquilas para desarrollar nuestro juego”.

Se quedó también porque se identifica con los ideales que promulga Ñañas en cuanto se refiere al empoderamiento de la mujer, el trabajo solidario y el desarrollo deportivo que ha podido alcanzar el club. “Gracias a los entrenadores, a la calidad humana de su dirigencia y al grupo de jugadoras. Somos parte de una familia que siempre está dispuesta a perseguir que los sueños se hagan realidad”.

Y parte de esos sueños espera lograrlos en los próximos 40 días. Mañana se disputará la primera final de la Superliga en el cotejo contra Deportivo Cuenca, en Quito.

La gran final será el sábado 28 en el estadio Alejandro Serrano Aguilar, donde espera lograr el título nacional.

Y, casi sin mayor descanso, Ñañas se apresta a participar en la Copa Libertadores de América, que se realizará en Quito del 11 al 27 de octubre.
Maryury dice que el equipo está fuerte, pero sobre todo está convencido que puede llegar lejos en esta final. “Contamos con figuras comoCarina Caicedo, Yosneidy Zambrano, Farissa Córdoba y Kaira Houser, que tratan de sumar para el desarrollo del fútbol femenino y el fútbol de Ñañas”.

Maryury Sánchez, pese a sus 24 años, demuestra experiencia y seguridad a la hora de marcar a las rivales. Es quien se ubica delante de las zagueras para cumplir con el trabajo de neutralizar el fútbol ofensivo del contendor. Brinda seguridad a la zaga y aporta con equilibrio al resto de líneas.

En el partido contra Carneras, en los cuartos de final de la Superliga, dejó su puesto en el medio campo y se fue a jugar como zaguera central, en un cambio táctico que le dio resultado al equipo.

Jugó muy de cerca a su guardameta y luego fue quien anotó el gol de la victoria.

“No soy de marcar muchos goles. Fue el segundo en el año. Mi principal misión es defender y asistir a mis compañeras”, añade la venezolana.
Aprendió a amar el fútbol por su padre, Mariano Sánchez. Él le regaló su primer balón y le enseñó a dominarlo. La formó como futbolista, “y es el responsable de todas las alegrías que vivo cada día”.

Todo lo que ha logrado como futbolista profesional borra todas esas frases machistas que escuchó cuando crecía con el balón en sus pies. “Ahí está ella, queriendo ser un niño”, es una de las frases que más veces escuchó y que hoy repite solo para sonreír.

Su meta es que la afición se “enamore del fútbol femenino”, y que cada vez haya más gente en los estadios. “Nosotros jugamos con pasión, entrega, corazón, sencillez, y sin perder nuestra feminidad”.

Quiere a Ñañas pero aguarda recibir una oferta de Italia. “Es mi gran sueño”.
Maryurya jugó en el Deportivo Táchira en su país y en la Selección Vinotinto Sub 20.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)