10 de diciembre de 2019 00:00

Liga de Quito está en alerta por el contraataque del Delfín

Luis Ayala (centro) conduce el balón ante la presencia del volante Jefferson Orejuela, en el complejo de Pomasqui. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Luis Ayala (centro) conduce el balón ante la presencia del volante Jefferson Orejuela, en el complejo de Pomasqui. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8
Álex Puruncajas. Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

‘¡Tienen que ponerle ganas!”, gritaba el preparador físico Rodrigo Teixeira a los jugadores de Liga mientras caminaba por los conos esparcidos en el gramado de Pomasqui, la mañana del lunes 9 de diciembre del 2019. 

Sus gritos y sus arengas se escuchaban con fuerza en el grupo de jugadores, entre los que se encontraban Rodrigo Aguirre y Hernán Pellerano.

Ambos están descartados para medir a Delfín. La LigaPro sancionó al ‘Negro’ Aguirre por tres meses, hace dos semanas por sus reclamos, mientras que ‘Pelle’ está relegado a la suplencia esta temporada tras superar una lesión.
Con todo, se ejercitaban con ahínco en los ejercicios dispuestos por Teixeira.

Aguirre y Pellerano han intentado estar cerca de sus compañeros para alentarlos, pese a que no tendrán opciones de jugar por el título, ante los cetáceos.

La final de ida será mañana, a las 19:00, en el estadio Rodrigo Paz. La revancha está pactada para el domingo, a las 15:30, en el Jocay del puerto manabita.

“Hemos conformado una familia y aquí todos estamos en busca del objetivo que es llegar al título”, advirtió Édison Vega, mediocampista y segundo capitán de los azucenas.

Vega reiteró que la experiencia de jugadores como Adrián Gabbarini, Pellerano y Antonio Valencia los han fortalecido en estas instancias decisivas. “El año pasado después de varias temporada pudimos alcanzar ese título anhelado y ahora lo vivimos con más responsabilidad y confianza por los jugadores de experiencia”.

Los albos dominaron el balón entre los conos y, luego, formaron grupos de cuatro jugadores para jugar solo a dos toques. Quien perdía la pelota debía ubicarse en el medio para intentar arrebatarles el esférico.

En uno de los grupos estuvieron Antonio Valencia junto a su amigo José ‘Choclo’ Quintero, Jefferson Orejuela y Luis Ayala. Animados se movieron en la rutina. También jugaron una partida de ‘teqball’ (fútbol en mesa).
El ambiente fue de alegría y optimismo. A Pablo Repetto y su asistente Óscar Quagliata se los vio más serios.

El entrenador se toma con cautela el duelo ante el equipo manabita, pese a que ya le ganó el título de la Copa Ecuador, hace un mes. “Es un equipo muy fuerte”, anticipó.

El uruguayo develó algunas de las fortalezas que piensa contrarrestar el miércoles. “Considero que no van a especular mucho. Pero pueden jugar bien a la contra con los jugadores que tienen arriba”. Se refirió a futbolistas como Robert Burbano y los atacantes Carlos Garcés y Roberto ‘La Tuka’ Ordóñez. Los tres suelen juntarse para generar contragolpes generados por Sergio López.

Repetto ordenó que sus dirigidos se concentren hoy por la tarde. Tras el partido del miércoles, los albos irán nuevamente a Pomasqui y saldrán libres el jueves por la tarde.

La delegación alba partirá a Manta, el sábado y se hospedará en el hotel Sail. La directiva analiza la opción de contratar un vuelo chárter.
Las entradas para el miércoles se venden desde hoy (10 de diciembre), en el estadio Rodrigo Paz y en el Atahualpa. La general costará USD 15; tribuna oriental 25; tribuna occidental USD 30; y palco, USD 50. 400 policías se encargarán del operativo de seguridad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (39)
No (2)