Dos personas mueren por disparos cerca de estadio du…
Unos 6 000 voluntarios recogieron 35 261 kilogramos …
Tres enfermedades se relacionan a excesiva carga laboral
Ecuador busca TLC con China, salvavidas anticovid y …
Camión chocó contra una casa en Chillogallo
El amanecer en Quito es una experiencia singular
EN VIVO: Entra en erupción un volcán en la isla de L…
La lotería cambió el destino de Guzmán

La selección de fútbol de Brasil aseguró el primer puesto y confirmó su favoritismo en los Juegos Olímpicos

Richarlison (izq.) y Dani Alves festejan la clasificación de Brasil a la siguiente ronda de los Juegos Olímpicos. Foto: Reuters.

Brasil salió al terreno de juego de un vacío Saitama Stadium como si tuviera los deberes hechos. El partido de fútbol contra Arabia Saudí (1-3) no tardó en tener un ritmo de entrenamiento o pretemporada, a pesar de que la canarinha no tenía asegurada una primera plaza del Grupo D que tan solo pudo certificar en el minuto 74 con el gol de Richarlison.


Aunque los minutos iban pasando, ambos equipos renegaban de ir a buscar pronto el balón cuando había una interrupción. El equipo árabe, ya eliminado, daba por bueno el resultado de 1-1 que reinó durante gran parte del encuentro ante una de las grandes potencias futbolísticas del mundo y la actual campeona Olímpica.


Mientras, Brasil sentía que si pisaba lo más mínimo el acelerador iba a ganar. Como demostró con un arreón después de 10 minutos iniciales en los que no se metieron en el partido. Dos saques de esquina seguidos y el segundo, en el m.14, lo aprovechó Matheus Cunha en el primer palo para hacer el 0-1.


Antony pudo hacer el 0-2 seis minutos después, pero su cabezazo se estrelló en el travesaño. El conjunto sudamericano volvió a bajar el ritmo y en una jugada a balón parado, Al Amri se encargó de igualar el encuentro. Y no apretó hasta que en el minuto 70 le llegó la noticia de que Costa de Marfil iba ganando y les arrebataba la primera plaza.


El calor (30 grados centígrados) junto a la humedad (78 por 100) hizo que dosificaran. Tampoco ayudaron los constantes parones por choques y por los problemas en el sistema de audio del colegiado etíope Tessema Weyesa. Pero no le costó mucho encontrar el gol. Arabia Saudí se empleó con dureza para intentar parar el empuje, pero Richarlison hizo el 1-2 definitivo de cabeza a 14 minutos del final. Otra vez en un cabezazo a balón parado, como los dos anteriores goles.


Y no se quedó ahí. Ya con el partido decantado, el delantero del Everton aumentó su cuenta particular en el torneo para colocarse como máximo anotador con cinco tantos.


En primera instancia le anularon su doblete en el m.90 por fuera de juego, pero no perdonó cuatro minutos más tarde rematando solo en el segundo palo un centro de Reinier. Lejos queda la gran imagen mostrada por Brasil en el estreno en el que pasaron por encima de Alemania (4-2), pero logran una primera plaza que les hará enfrentarse en cuartos de final a Egipto. 

Suplementos digitales