8 de abril de 2019  00:00

Johan Mina aplazó los estudios por la Tri

Johan Mina durante la celebración de uno de los goles que le marcó a Chile, en el Sudamericano sub 17 de Perú.

Johan Mina durante la celebración de uno de los goles que le marcó a Chile, en el Sudamericano sub 17 de Perú.

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 3
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Johan Mina dejó los estudios el año pasado para asistir a todos los microciclos de la Selección que se preparó para el Sudamericano Sub 17, que se realiza en Perú.

Priorizó el fútbol y acordó con su familia posponer los estudios que realizaba en el Colegio Teniente Hugo Ortiz, ubicado en el norte de Guayaquil. Aunque su madre, Mercedes Mendoza, no estaba de acuerdo, él la convenció con la promesa de destacarse en la Tricolor, y lo ha cumplido.

“Este año va a retomar las clases, irá a cuarto curso. Es un chico muy inteligente, pero la pelota es lo suyo”, contó la mamá del deportista, que recuerda que su hijo mostró sus aptitudes con la pelota desde los 3 años, cuando jugaba con sus hermanos mayores.

Jahir y Jorman son sus hermanos, el segundo actúa como guardameta en Estudiantes del Guayas, club que juega en la Segunda Categoría. En ocasiones, los tres reúnen a un grupo de amigos para jugar en las canchas de la Espol.

Sus padres están separados y él vive con su mamá en Guayaquil. Su papá, Joaquín Mina, fue futbolista profesional; se coronó campeón con Emelec en 1993. Cuando lo visitaba, en Esmeraldas, aprovechaba para pulir su técnica.

Los jugadores de la Selección de Ecuador Sub 17 arribaron el lunes 15 de abril de 2019 al aeropuerto Marsical Sucre. Foto: Roberto Peñafiel / EL COMERCIO

Vivió en tres barrios, todos en el sur de Guayaquil. Primero en el Guasmo, luego en las calles Portete y Pedro Moncayo -a una cuadra del estadio George Capwell- y ahora reside en la ciudadela Guangala. En todos aprovechaba para hacer amigos y jugar índor, en la calle y parques cercanos.

Jahir, su hermano mayor, recuerda que Johan siempre se destacó en los equipos barriales. “Era el más pequeño, medía como 1,20 metros y driblaba a todos. Le ponían apodos por sus características, le decían ‘Cocamba’, porque se rapaba la cabeza, y ‘Zurdo’, por la pierna que usa”, contó.

Fue él quien lo llevó a probarse en las formativas de Emelec, a sus 11 años. “Por error entró a la prueba de la Sub 14 y aun así se destacó. 300 chicos se probaron ese día y él fue uno de los 10 que se quedaron”.

Mina se identifica con Lionel Messi, por su ductilidad con la pelota, drible y por su orientación con la pierna zurda. El tricolor admira al argentino y sueña con conocerlo algún día.

Es uno de los jugadores más destacados de la Sub 17, que disputa la clasificación al Mundial de Brasil. Durante su estancia en territorio peruano, solo pudo comunicarse una vez con su familia; fue luego del ‘hat-trick’ que le anotó a Chile, en la etapa de grupos.

El atacante tricolor habló con su mamá durante 10 minutos, a través una videollamada. Ella estaba emocionada, pero se guardó las lágrimas y solo expresó su orgullo por el logro de su hijo, que con cuatro tantos, es uno de los goleadores del campeonato.

Los jugadores de la Tri tienen prohibido utilizar sus teléfonos durante la concentración, por orden del entrenador Javier Rodríguez. Doña Mercedes aprovechó para enviarle bendiciones en ese único y extraordinario contacto.

Su mayor orgullo es la fortaleza mental del jugador de 16 años. Él quiere seguir en el fútbol, pese a que no jugó durante el 2018. Un desacuerdo contractual con la directiva de Emelec, donde milita, lo dejó al margen de los torneos nacionales de la Sub 18. Su familia cuenta que durante este tiempo se sintió impotente.

Mina buscó el consejo de Arturo Cortez, el entrenador que lo formó desde los 11 años. “Estaba muy molesto, pero traté de calmarlo. Es un chico muy centrado y entendió que así es el fútbol, se enfocó en la Selección y está dando frutos en el sudamericano”, dijo el DT.

La familia de Mina está agradecida con el entrenador. Su madre cuenta que Cortez impulsó la carrera de Johan. Lo iba a buscar a la casa para llevarlo a los entrenamientos, le compraba vitaminas, le conseguía zapatos…

Cuando no está jugado fútbol, a Johan Mina le gusta jugar PlayStation con su hermano Jahir. “Él es hincha del Barcelona de España pero siempre juega con el Real Madrid, pero siempre le gano”, contó entre risas el mayor de los Mina.

Disfruta pasar el tiempo con su sobrina Emma, que cumplirá 1 año este mes.
La pequeña es su consentida, trata de enseñarle a caminar y a hablar. Según cuenta la madre del jugador, Johan tiene el celular lleno con fotos de la niña.
Toda la familia estará frente al televisor para verlo en el juego de hoy a las 18:50 contra Uruguay, por el Sudamericano, en Lima.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)