21 de febrero de 2019 00:00

Javier Rivadeneira es el atleta de los retos extremos 

Javier Rivadeneira (centro), de 34 años, se impuso en el Chota Trail. Participará en otras tres competencias extremas. Foto: Archivo particular

Javier Rivadeneira (centro), de 34 años, se impuso en el Chota Trail. Participará en otras tres competencias extremas. Foto: Archivo particular

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Redacción Deportes (D)
[email protected]

Javier Rivadeneira observó manadas de caballos, burros y lobos en su trayecto de las 100 Millas Chota Trail, una de las competencias más extremas de la ultrarresistencia en el país.

La prueba, que se realizó entre el viernes y el domingo, le permitió ver paisajes naturales exuberantes. Unos 500 corredores intervinieron en la carrera que contempló cuatro distancias y recorrió las montañas de los alrededores de Yahuarcocha y del Carchi.

Rivadeneira, de 34 años, participó en la categoría más extrema: las 100 millas, que comprenden 160,9 kilómetros. Así, repitió el éxito alcanzado en esta competición, en la edición del 2018.

Para cumplir el reto, el quiteño se preparó en cámaras hiperbáricas y en fortalecer sus músculos. “Fue una prueba durísima, pero sabíamos que tendríamos calor extremo y bastantes elevaciones”, contó Rivadeneira, quien suele intervenir en carreras de diferentes distancias, al menos cada 15 días.

Él se impuso en la clasificación general con un tiempo de 31 horas, 18 minutos y 6 segundos. Superó a Juan David Farinango (34:39:10) y a Miguel Toapanta (35:33:55).

En los 60 km, el vencedor fue Rommel Sánchez (12:06:36), seguido de Juan Pazmiño  (12:08:50) y Diego Cruz (12:22:05).

Los 21 kilómetros fueron ganados por Joaquín López (01:58:32), seguido de Martín Navas (01:59:53) y Mauricio Campues (02:01:33).

En los 10 km, la victoria le sonrió a José Lechón (01:33:50). Lo escoltaron Tupac Serrano (01:35:04) y Jefferson Calpa (01:35:22).

Rivadeneira, quien también se dedica a las artes marciales y da clases de natación de lunes a viernes, armó su plan para salir victorioso. En su categoría, los participantes partieron desde la iglesia de Yahuarcocha hasta pasar al Carchi y retornar a la Quinta San Luis.

Su primera estrategia fue no subestimar a sus rivales durante el trayecto. “En una carrera de este nivel no puedes confiarte de los otros corredores. Saben dónde están y a dónde van”, expresó el vencedor de las 100 millas.

Como parte de su plan, también se preparó para soportar el fuerte calor. En su trayecto final, incluso, sufrió hipertermia (un aumento de la temperatura corporal normal). En la noche, también hubo frío extremo. Por ello, el atleta debió protegerse con gorras especiales y un buff.

Cumplió con uno de los rituales que siempre realiza antes de cada competición por parajes naturales. Pidió permiso a la Pacha Mama (Madre Tierra) para entrar a las montañas. “Si no veneras a la montaña, no te deja entrar. Por eso, yo siempre pido permiso para ingresar y cumplir con mis objetivos”.

Con su ritual y su preparación, pudo dejar en el camino a sus principales rivales: Juan Farinango y David Toapanta.

A Farinango le sacó una ventaja de más de tres horas, por lo que se sintió satisfecho con su preparación preliminar. “Fue una carrera para sacarse el sombrero. Está a un gran nivel en relación con las del exterior”, recalcó el atleta.

Con el triunfo, se adjudicó seis puntos para calificar a la UTMB Mont Blanc 2020, competencia en Europa.

Ahora, sus objetivos están trazados en nuevas competiciones para los próximos meses. La primera será el Petzl Trail Plus, que se realizará en Baños de Agua Santa, Tungurahua, entre el 12 y 14 de abril. Intervendrá en la categoría de los 80 kilómetros.

Planea participar en la ultramaratón TransVulcania, en las Islas Canarias, España, que se cumplirá el 12 de mayo. Ahí, correrá en la división de los 73 kilómetros.

En la TransVulcania espera encontrarse con los mejores atletas de la ultrarresistencia. Uno de sus anhelos es correr con Kilian Jornet, especialista en ascensos y descensos a velocidad en las montañas.

Pero Rivadeneira indica que, por falta de presupuesto, piensa retirarse de las carreras extremas en el futuro. Según su testimonio, invierte unos USD 2 500 mensuales solo para prepararse para cada lid.

Este año quiere asistir a la Ultra Sierra Nevada, una prueba que se realiza anualmente. La competencia empezará el 13 de julio en Granada, en la región española de Andalucía.

El reto del ecuatoriano es alcanzar triunfos en competencias como la Ultra Sierra Nevada para alcanzar renombre internacional. “Analizaremos en el futuro si seguimos, pero queremos destacarnos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)