24 de septiembre de 2019 00:20

Independiente del Valle atacará a Corinthians, pese al 2-0

Fernando León y Luis Segovia, defensas centrales de Independiente, comparecieron ayer a la rueda de prensa.

Fernando León y Luis Segovia, defensas centrales de Independiente, comparecieron ayer a la rueda de prensa. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Redacción Deportes
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Fernando León y Luis Segovia hablan bien en público. Son locuaces, y no se paralizan cuando las luces de las cámaras se prenden en dirección a sus rostros. Los dos zagueros tienen, en su puesto en la cancha, toda la visión del campo y mantienen esa claridad cuando salen a hacer declaraciones.

Los futbolistas, vestidos con ropa informal, jeans, camiseta y gorra, acudieron en la sala de prensa del complejo deportivo de Chillo Jijón, que lucía llena en el último encuentro de los medios con la plantilla. Hoy, el equipo se entrena a puertas cerrada y mañana, a las 19:30, se medirá con Corinthians, en la semifinal de vuelta de la Copa Sudamericana.

Independiente pateó el tablero en el juego de ida y venció, sorpresivamente, 2-0 en Sao Paulo.

“Un empate nos bastaría o tener el arco en cero. Pero este equipo tiene una forma de juego en la que atacar siempre es importante. Vamos a presionar desde los primeros minutos, queremos ganar el partido”, apuntó Segovia, llegado la temporada pasada proveniente de El Nacional.


Una vez conseguido el batacazo en la ida, el cuerpo técnico reunió a los jugadores en la intimidad del camerino del Arena Corinthians para transmitir un mensaje clave para afrontar la vuelta. “Les dije a los jugadores que aún no habíamos conseguido nada. Que teníamos que quitarnos ese peso que implica pensar que debemos defender una ventaja. Hay que salir a jugar como que no tenemos nada en las manos, a buscar el partido”, dijo, por su parte, el entrenador español Miguel Ramírez.

Independiente no jugó el pasado viernes su partido de la LigaPro ante Olmedo, para llegar con las piernas frescas al decisivo duelo de Copa.

“Estamos viviendo días especiales. Pensamos solo en el partido con el Corinthians y el no haber jugado el partido del torneo local nos ha permitido enfocarnos exclusivamente en el juego del miércoles. Pese a que tenemos la ventaja, no queremos pensar en eso, sino en hacer nuestro juego”, apuntó, por su parte, el capitán León. El jugador nacido en Los Ríos, hace 26 años, es el único futbolista del equipo que disputó la final de la Copa Libertadores en el 2016. Entonces, el club era dirigido por otro entrenador sin cabellera como Ramírez: Pablo Repetto.


Independiente no tiene suspendidos ni lesionados para el crucial compromiso. Ayer, la práctica duró dos horas y los futbolistas volvieron a sus domicilios. Hoy vuelven a entrenarse durante la mañana y quedan concentrados.

El entrenador Ramírez estuvo particularmente amplio en sus conceptos durante la rueda de prensa. Generalmente, habla lo justo, pero ayer fue amplio en sus conceptos. Reveló que sus jugadores asimilaron su idea de que aún no han ganado nada. “Lo veo en los entrenamientos de los últimos días. Percibo esa intensidad, esa fuerza que necesitamos”.

El mismo ambiente de tensión e ilusión se vive entre los directivos. El gerente, Luis Roggiero, sostiene que el equipo está en condiciones de pelear por la Copa y por el Campeonato local y cree que este es el momento de finalizar de forma exitosa el ambicioso proyecto deportivo. Para ello, cuentan con jugadores como León y Segovia, tan claros dentro como fuera de la cancha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)