Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 21 de junio del 2021
Récord en remesas de migrantes durante la pandemia
Papel de asambleístas independientes vuelve al debat…
Carné de vacuna se vuelve otro ‘pasaporte’ y da calma
Los kichwas se aferran al Inti Raymi, pese a restricciones
Puembo, de tierra de haciendas a zona con casas exclusivas
La disputa del narcotráfico eleva el crimen en Manabí
Aplicaciones móviles para blindar al teléfono celular

Hinchas de Emelec lanzaron objetos a jugadores e intentaron agredir a directivos de Barcelona

En la parte posterior de la foto José Francisco Cevallos junto a Carlos Alfaro Moreno en el Clásico del Astillero de este 26 de octubre del 2016.

En la parte posterior de la foto José Francisco Cevallos junto a Carlos Alfaro Moreno en el Clásico del Astillero de este 26 de octubre del 2016.

En la parte posterior de la foto José Francisco Cevallos junto a Carlos Alfaro Moreno en el Clásico del Astillero de este 26 de octubre del 2016. Foto: Ariel Ochoa/API

Los hinchas de Emelec lanzaron objetos a la cancha y también a la suite donde se ubicaron los directivos de Barcelona. Esto durante el Clásico del Astillero, que se disputó hoy 26 de octubre del 2016 en el estadio George Capwell.

Los hechos ocurrieron, a pesar que durante la semana se debatió sobre los beneficios de jugar los Clásicos solo hinchada local. La FEF, mediante un análisis de seguridad, aprobó que no se le venda entradas a la barra de Barcelona.

Esa medida no tuvo la efectividad esperada. El estadio recibió a 30 000 hinchas eléctricos, pero un grupo reducido cometió actos repudiables. Primero lanzaron objetos a la cancha, contra los jugadores amarillos y luego intentaron agredir a los directivos canarios.

José Francisco Cevallos, presidente del club, y otros dirigentes, se ubicaron en una suite en la esquina de los edificios de las calles San Martín y General Gómez. Además de insultos, los visitantes debieron soportar el lanzamiento de objetos desde la bandeja inferior.

También se informó que se habría intentado forzar la puerta de la suite donde estaban, hecho que fue controlado por miembros de la Policía Nacional. Esto fue al final del compromiso.