Couriers y usuarios se alistan para cambios en compr…
Un catálogo digital para adquirir los dulces de Corp…
Un policía asesinado y otro herido en un ataque arma…
Una marcha por la paz se cumplió en Telimbela, Bolívar
El Municipio de Guayaquil entrega audífonos a niños …
26 internos intentaron escapar de la Penitenciaría d…
Una casa se cayó en el Centro Histórico de Quito por…
Lasso junto a autoridades de Gobierno fueron parte d…

El atleta no vidente Hernán Pichucho quedó tercero en Nueva York

Hernán Pichucho (der.), se ejercita con Ernesto Caiza (izq.),  en el gimnasio Sansón y Dalila, en el centro de Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Hernán Pichucho (der.), se ejercita con Ernesto Caiza (izq.), en el gimnasio Sansón y Dalila, en el centro de Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Hernán Pichucho (der.), se ejercita con Ernesto Caiza (izq.), en el gimnasio Sansón y Dalila, en el centro de Quito. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

El ecuatoriano Hernán Pichucho se ubicó tercero, en la categoría para personas con discapacidad visual total (Tri-6), en el Nueva York City Triathlon.

El bombero quiteño finalizó el reto, que consistió en 1 500 m de natación, 40 de ciclismo y 10 kilómetros de atletismo, en dos horas y 52 minutos (2:52). Lo hizo con la guía de un voluntario brasileño que lo acompañó en el trayecto.

Pichucho viajó a Estados Unidos por la invitación del grupo Achilles International, una organización que permite a personas con discapacidad participar en retos deportivos convencionales.

Ellos le pagaron la inscripción; la aerolínea Lan le donó los pasajes de avión y la firma Renault-Ecuador le entregó una bicicleta con la que pudo competir.

El deportista sufrió un accidente de tránsito en el 2001 y en el 2009 perdió completamente la vista.

El año pasado completó su primer triatlón. En el atletismo ha realizado pruebas de hasta 21 km; en el triatlón ya hizo un evento de 113 km y este año conquistó algunas de las montañas más enigmáticas del país en compañía del grupo Paypahuasi.

Con estos montañistas y la guía de Byron Pozo, con quien ha realizado la mayoría de sus competencias, Pichucho pudo llegar a la cumbre del Cotopaxi, entre otros nevados. Esto fue calificado como heroico por la complejidad de los caminos que ascendieron.

El deportista no vidente seguirá entrenándose para completar más desafíos. Tiene una invitación para la Maratón de Nueva York, de 42,195 km, en noviembre.

Para el próximo año espera llegar a los Parapanamericanos y su principal meta será buscar la clasificación a la cita Paralímpica de Río 2016.