Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de junio del 2021
El uso de megáfonos en las vías es prohibido en Quito
Un mes de continuas visitas a las playas de Ecuador
Los acupunturistas no han parado durante la pandemia…
Tres escenarios para definir el futuro de F. Carrión…
Alexandra Kennedy: ‘No todo en el país puede ser pat…
El presidente Bukele dice que el uso del bitcóin en …
Maduro reconoce que hay una ‘migración importa…

Gonzalo Plata fue titular en la derrota del Sporting de Lisboa ante el Porto, que se proclamó campeón de Portugal

El Porto se consagró campeón de la Liga de Portugal ante su clásico rival Sporting Lisboa, donde milita el ecuatoriano Gonzalo Plata. Foto: Tomada de Twitter

El Porto se consagró campeón de la Liga de Portugal ante su clásico rival Sporting Lisboa, donde milita el ecuatoriano Gonzalo Plata. Foto: Tomada de Twitter

El Porto se consagró campeón de la Liga de Portugal ante su clásico rival Sporting Lisboa, donde milita el ecuatoriano Gonzalo Plata. Foto: Tomada de Twitter

El Sporting de Lisboa no pudo ante uno de sus clásicos rivales. Este miércoles 15 de julio del 2020 perdió 2-0 ante el Porto, que necesitaba de un triunfo para coronarse campeón de la Liga de Portugal. Por su parte, los verdiblancos necesitaban sumar, para mantenerse en zona de clasificación a la Europa League. 

En el Lisboa, Gonzalo Plata fue titular y jugó hasta el minuto 55, cuando fue sustituido por Francisco Geraldes. Esta vez, el ecuatoriano lució errático en su juego ofensivo. 

Los goles del nuevo monarca uso fueron de Danilo Pereira, a los 68 minutos y de Moussa Marega, al minuto 90+1.

El cotejo parecía controlado para el cuadro del tricolor Plata, pero en el segundo tiempo no pudieron controlar a los locales. El Porto fue contundente y también contó con algo de suerte. 

En el primer minuto, los de Lisboa tuvieron la primera acción de gol. También se salvaron gracias al buen accionar defensivo de Sebastián Coates.

El tanto de Pereira fue de cabeza, tras una jugada de pelota detenida, el último, llegó por una serie de desconcentraciones de los rivales.

A falta de dos fecha, el Porto necesitaba solo un empate para consagrarse campeón.