Cristo del Consuelo: salsa, fe y marginalidad
Tres heridos dejó un tiroteo en parque de diversione…
Hombre fue asesinado durante asalto en exteriores de…
Vicepresidente de Ecuador dice que cuenta de Twitter…
Policía investiga 3 hipótesis sobre causas del atent…
Así será el próximo feriado en Ecuador, luego del 10…
Seis muertos en incendio en una fábrica de plásticos…
50 policías custodian la Súper de Bancos para evitar…

En vilo por un jugador

Carta de gol. Los colombianos confían en que Radamel Falcao García (der.) vuelva a ser el factor decisivo para ganar en casa. María Candelaria / EFE

Carta de gol. Los colombianos confían en que Radamel Falcao García (der.) vuelva a ser el factor decisivo para ganar en casa. María Candelaria / EFE

Colombia

La lesión muscular sufrida por el volante James Rodríguez, durante el empate 0-0 con Argentina, en Buenos Aires, mantiene los nervios en las horas previas al partido de Colombia frente a Perú, en Barranquilla.

Rodríguez se encuentra en observación médica, desde su retorno tras el último encuentro. Presenta "un edema en la unión musculotendinosa del gemelo izquierdo". Será observado con el paso de las horas Salvo esa novedad, Colombia se concentra sin problemas en la sede del encuentro de mañana. El técnico José Pekerman ha buscado mantener a sus dirigidos lejos del optimismo y la alegría de los hinchas.

Aldo Leao Ramírez y Cristian Zapata no podrán jugar frente a Perú. El primero por haber acumulado dos tarjetas amarillas y el segundo por la expulsión que sufrió en el estadio Monumental de River.

Confianza
Los medios colombianos resaltan que Perú, en toda la eliminatoria, apenas ha obtenido un punto fuera de Lima, con lo que las posibilidades de triunfo aumentan para mañana.

Recuperación
Durante las primeras horas en Barranquilla, los jugadores que actuaron el viernes en Buenos Aires realizaron prácticas de recuperación, básicamente en el gimnasio.

Realidad
"Hemos dado pasos muy ciertos hacia la Copa del Mundo, pero la tarea todavía no se ha completado", dijo José Pekerman, ante el optimismo mostrado por la afición.