Seis municipios destinarán recursos contra el crimen
El acceso al bono de orfandad es un viacrucis
Ecuador mantiene un bajo nivel de dominio del idioma inglés
Temporada de ofertas arranca con más horas de compras
Víctor Figueroa, a sus 38 años, es un ejemplo para l…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 27 de …
Paula Fulton: ‘El teatro nace con el otro, con el grupo’
82% de reos no asisten a programas educativos

El poderoso Arsenal tropieza en su debut

Un inicio complicado.   El debutante delantero alemán Lukas Podolski (centro) no encontró la manera de vencer al golero Simon Mignolet.

Un inicio complicado. El debutante delantero alemán Lukas Podolski (centro) no encontró la manera de vencer al golero Simon Mignolet.

El Arsenal, que afronta una reestructuración por la salida del estelar Robin van Persie de su equipo, se estrenó ayer apenas con un empate sin goles ante el Sunderland, en la Liga Premier inglesa.

El encuentro marcó el debut oficial del español Santi Cazorla y del alemán Lukas Podolski con la camiseta de los ‘Gunners’. Ellos, jugadores de trayectoria, llegaron para que los hinchas olviden a Van Persie, transferido recientemente al Manchester United por más de USD 30 millones.

El equipo londinense acusó la ausencia del máximo artillero de la temporada anterior y, pese a gozar de las mejores ocasiones durante todo el encuentro, no pudo conseguir el gol que le hubiera hecho comenzar la temporada con una victoria.

Fiel a su esquema táctico 4-3-3, el entrenador francés Arsene Wenger, quien afronta su duodécima temporada al frente del club londinense, ubicó en el centro del mediocampo al jugador francés de ascendencia marfileña Abou Diaby. Él formó una línea de tres con los españoles Mikel Arteta y Cazorla.

Este último, ex jugador del Málaga y del Villarreal, no demostró la falta de acoplamiento a la exigencia física de la liga inglesa y fue el jugador más activo de su equipo durante todo el encuentro.

Con el número 19 en la espalda, el internacional español devolvió a Wenger la confianza depositada en él y se movió a su antojo por el césped del estadio Emirates. Así, generó numerosas ocasiones que no fueron aprovechadas por sus compañeros.

En la segunda etapa, el técnico decidió quitar ‘músculo’ y optar por ‘creación’ al sustituir a Abou Diaby por el galés Aaron Ramsey, centrocampista que demostró estar a un gran nivel con la Selección de Gran Bretaña durante los Juegos Olímpicos 2012.

Wenger también apostó por otro de los nuevos fichajes, el francés Olivier Giroud, procedente del Montpellier. Él sustituyó al alemán Podolski en busca del gol que querían a los ‘gunners’ para lograr su primer triunfo.

Sin embargo, el Sunderland del norirlandés Martin O’Neill demostró ser un conjunto perfectamente construido, con una seguridad defensiva que se consolidó con la llegada del español Carlos Cuéllar a sus filas.

La mejor ocasión local para anotar llegó a través de Giroud, quien desperdició la opción.

Poco antes, Wenger decidió enviar al terreno de juego al último jugador de ataque que tenía en el banquillo, el ruso Andrei Arshavin, cedido al Zénit de San Petersburgo la temporada anterior.

Pese a la presión del rival, el Sunderland logró el empate.

En otros resultados, el Fulham goleó 5-0 al Norwich City, el Queens Park Rangers cayó por 0-5 ante el Swansea, el Reading empató 1-1 con el Stoke City, el West Bromwich venció por 3-0 al Liverpool y el West Ham se impuso por 1-0 al Aston Villa.

Suplementos digitales