30 de July de 2012 00:11

Olmedo dejó de ser el ‘patito feo’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Fue un partido sin mayores emociones. Los goles marcados en el empate 1 a 1 entre Deportivo Cuenca y Olmedo y las decisiones del árbitro Diego Lara coparon el interés de los cerca de 4 000 aficionados que llegaron al estadio Alejandro Serrano, de la capital azuaya.

El frío y la presencia de la lluvia, a ratos, acompañaron al encuentro jugado al mediodía de ayer. La mayor cantidad de acciones se registró en el medio campo y hubo pocas llegadas de peligro.

Al minuto 21 llegó el primer tanto por parte de Roberto Valarezo, tras un pase de Byron Cano. Con un remate de zurda venció al arquero Robinson Muñoz. Desde ese instante hasta el minuto 35, el conjunto azuayo fue el protagonista. Incluso, Cano, de cabeza, pudo marcar la segunda.

Pero la expulsión del defensa paraguayo Marcelo Paniagua trastocó los planes del técnico Luis Soler. El árbitro sancionó una falta en contra de Gonzalo Garavano y le exhibió la tarjeta roja.

La salida del jugador del ‘Expreso Austral’, a los 35 minutos, fue decisiva porque restó protagonismo a los locales y afectó al planteamiento táctico. Eso molestó a Soler, quien empezó a reclamar.

Dos minutos después, el juez Lara también lo expulsó. Eso enardeció a la hinchada local, que cuestionó todas sus decisiones hasta el final del encuentro. Incluso tuvo que salir del campo de juego hacia los vestuarios (al finalizar ambos tiempos), resguardado por una decena de policías.

La salida de Paniagua fue determinante porque es el líder de la zaga cuencana. Él aconseja a sus compañeros, principalmente a los menos experimentados, como los laterales Andrés López y el debutante Silvio Gutiérrez.

Desde ese momento hubo errores en la zaga cuencana. Prueba de ello, al final del primer tiempo el mediocampista riobambeño Jacob Murillo cabeceó solo en el área y logró el empate. Fue al minuto 47. Los defensas Carlos Castro y Gregory González, quien ocupó el lugar de Paniagua, no pudieron marcar a Murillo.

En el segundo tiempo no mejoró el rendimiento de ambos equipos. Olmedo no dominó, pese a tener un jugador más hasta el minuto 87, cuando salió expulsado al mediocampista Kener Arce, del Olmedo por doble amarilla.

Soler observó el segundo tiempo de pie en la tribuna sur. A ratos portaba una sombrilla y a veces se molestaba por los errores de sus jugadores o las decisiones del juez central. A través de su celular ordenó los ingresos de Pablo Vázquez y de Miller Castillo, quienes no tuvieron mayor protagonismo en los 12 minutos que actuaron.

Este empate fue destacado por el técnico del Olmedo, Óscar Pacheco, al final del partido. Dijo que le sirve para acercarse a Macará. Según él, ese es su rival a vencer para salvarse del descenso.

Sobre el cotejo, él resaltó la entrega de los jugadores rivales y la mejoría de su equipo en la segunda etapa del Campeonato ecuatoriano. “Con este equipo, por su rendimiento y entrega, espero pelear mejores posiciones”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)