…Pero tenemos murales
Prueba del polígrafo para 25 datos del Informe a la Nación
Terrenos en venta frente a casas en riesgo de la que…
Protocolo para la viruela incluye aislamiento
La inclusión laboral crece en Tungurahua y Chimborazo
Mafias intensifican sus reclutamientos para enviar d…
Una vigilia por las víctimas del tiroteo se realizó en Texas
Lasso pide a los municipios del país que controlen l…

Obreros trabajarán toda la noche para alistar Maracaná para amistoso

El estadio Maracaná, que acogerá el Mundial de Brasil, el 27 de abril de 2013. Foto: AFP

El estadio Maracaná, que acogerá el Mundial de Brasil, el 27 de abril de 2013. Foto: AFP

Centenares de obreros pasarán la noche trabajando en el interior y las inmediaciones del estadio Maracaná, en Río de Janeiro, para que quede listo para el partido amistoso de mañana entre Brasil e Inglaterra, dijo hoy el director de operaciones del Comité Organizador del Mundial, Ricardo Trade.

Según reporta este sábado la Agencia Estado, en el interior del estadio, en el que hoy la “seleca” realizó la primera práctica tras su reapertura oficial después de tres años de estar cerrado por reformas, pueden verse varios sectores inacabados, como pisos con cemento a la vista, placas de señalización inexistentes e instalaciones hidráulicas al descubierto, entre otros detalles. Dado que los trabajos prosiguen, todas las butacas están cubiertas de polvo, añade el medio.

Las labores inacabadas en el interior de la arena se suman a las que están en igual -o peor- situación en su exterior, donde la presencia de escombros y otros restos de materiales de construcción le dan una apariencia de un sitio en obras.

Debido a los atrasos en las reformas, el “templo” del fútbol brasileño, que será palco de la final del Mundial de 2014, se convirtió en el último de los seis estadios que recibirán partidos durante la Copa Confederaciones, y recién mañana, faltando sólo quince días para que comience el certamen, pasará por su primera “prueba de fuego” con una reinauguración a plena capacidad.

En la reapertura oficial, el estadio recibió un público de cerca de 27.000 personas, integrado por autoridades, obreros que participaron de las reformas, periodistas, jugadores y ex jugadores.