Pico y placa en Quito: Restricciones para este marte…
Quito hace frente al trabajo infantil
Quito se materializa en recuerdos y vivencias
Luis Cola forjó su carácter en el centro quiteño
Christian Terán Nolivos es chulla y youtuber a la vez
Murió Kirstie Alley, actriz de 'Cheers', a causa del cáncer
Asamblea posesiona a Gina Aguilar como suplente para…
El concierto de Anuel AA en Quito será el 6 de diciembre

El Nacional no encuentra el camino y sigue a la deriva

En el deporte de alta competición no siempre son suficientes las ganas y la entrega, también hacen falta estrategias y oficio; dos aspectos que al parecer El Nacional no posee o no puede mostrar en la cancha: ganaba 1 a 0 al Olmedo; se dejó empatar y por poco pierde.

Gracias a la voluntad de ganar, los jugadores dirigidos por Sixto Vizuete, quien después del partido salió abucheado por la hinchada criolla, tuvieron siempre una actitud ofensiva y luego de 35 minutos de ataques, a veces ordenados y otras de prepotencia, llegó el golazo de ‘palomita’ de Edmundo Zura, tras un centro preciso de Brian Oña. Sin embargo, la anotación no fue aprovechada por el local y Olmedo se lanzó al ataque hasta el final de la primera etapa.

Apenas ocho minutos después del inicio del segundo tiempo ocurrió lo inexplicable: Vizuete sacó de la cancha a Oña, el mejor del equipo, y puso a Flavio Caicedo. En las gradas nadie lo entendía, aún menos en el gramado.

Los hombres de Óscar Pacheco se adueñaron del medio campo y empezaron a generar ocasiones de gol, que Danny Cabezas se encargó de que fueran solo eso.

En el minuto 66, el cuadro riobambeño cosechó sus frutos con un tanto de Gonzalo Ganavaro, quien agradeció a la defensa y al golero criollo por un regalo de Navidad adelantado.

Y para colmo, los nervios aparecieron y Juan Carlos Anangonó entregó otro obsequio al mismo Ganavaro, pero el delantero falló ante una gran salida de Cabezas.

Ni la entrada tardía de Marvin Pita, al minuto 78, cambió el panorama. Aunque El Nacional nunca renunció al ataque, el Olmedo tampoco se resignó con el empate y ambos clubes buscaron la victoria. Y como todo tiene su final, José Luis Espinel dio por terminado el juego, en medio de la desilusión de los del ‘Nacho’.