13 de August de 2012 00:02

La lección de Álex Quiñónez

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Londres deja lecciones que son necesarias tomarlas en cuenta para corregir el futuro. Y una de ellas, evidenciada ante el mundo, es el poco seguimiento que le hicieron a Álex Quiñónez, un atleta que creció por sus propios méritos, entrenándose en pistas de tierra, y no por el seguimiento de las instituciones que regulan el deporte.

La muestra de Quiñónez, séptimo mejor corredor de velocidad del mundo, es el reflejo de la estructura deportiva del país. Esa sigue igual que hace 40 años. No hay mejoras, los directivos siguen enquistados más por trascender en esos cargos que por un espíritu renovador a largo plazo.

Las federaciones provinciales, federaciones nacionales, Comité Olímpico Ecuatoriano y Ministerio del Deporte carecen de departamentos técnicos idóneos que hagan seguimientos a los potenciales deportistas del futuro. Incluso, algunas de esas organizaciones ni siquiera cuentan con aquello. ¿Acaso hay un registro de cuántos deportistas de equis disciplina podrían llegar a un programa de alto rendimiento? No lo hay porque los departamentos técnicos, en general, son caducos. Y ahora no basta solo con entregar dinero para prepararse. El otro paso es reestructurar esas áreas para alimentar esas aspiraciones y emociones que nos mostróÁlex Quiñónez, en Londres. Y eso incluye, además, mirar a las canteras de los interescolares, colegiales y Juegos Nacionales Juveniles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)