El CNE inicia una depuración del sistema político co…
1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

Los jugadores Pedro Quiñónez, Esteban Dreer y Robert Burbano saben de títulos y vueltas olímpicas

El DT español Ismael Rescalvo (der.) del Club Sport Emelec, saluda con el golero Esteban Dreer de Liga de Portoviejo, en la Explosión Azul, el jueves 30 de enero del 2020. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

El DT español Ismael Rescalvo (der.) del Club Sport Emelec, saluda con el golero Esteban Dreer de Liga de Portoviejo, en la Explosión Azul, el jueves 30 de enero del 2020. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Pedro Quiñónez durante su presentación como jugador de El Nacional. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El 12 de diciembre, Pedro Quiñónez confirmó uno de sus principales temores: que la dirigencia y el cuerpo técnico de Emelec no contaba más con él y no le renovarían su contrato. Había estado 10 temporadas en el equipo, con el cual consiguió cuatro coronas (2013, 2014, 2015 y 2017).

Al volante esmeraldeño, de 34 años, se la hacía difícil articular discursos durante sus últimos días como emelecista. Apenas empezaba a hablar, la voz se le entrecortaba. “Mi familia y yo siempre seremos emelecistas. Quería quedarme en el equipo hasta retirarme, pero las cosas no se dieron así”, decía, aquel 12 de diciembre, en un acto en el museo de Emelec, en el estadio Capwell.

Este año, Quiñónez volvió a El Nacional, el equipo que lo impulsó al profesionalismo en el año 2000 y con el cual logró dos coronas: el torneo Clausura del 2005 y el certamen del 2006, ambos de la mano del entrenador paraguayo Éver Hugo Almeida, a quien Quiñónez considera uno de sus principales mentores.

“Vuelvo al equipo que me vio nacer futbolísticamente. Firmé dos años. Quiero retirarme aquí”, dijo el jugador a inicios de temporada, usando un discurso similar al utilizado en el cuadro eléctrico.

Quiñónez es el jugador activo con más títulos: seis. En el podio lo acompañan dos colegas con los que compartió en Emelec: Esteban Dreer, campeón con los eléctricos en 2013, 2014, 2015 y 2017 y Robert Burbano, que también tiene cuatro coronas: tres con los eléctricos (2014,2015 y 2017) y una con Delfín, en el 2019.

El DT español Ismael Rescalvo (der.) del Club Sport Emelec, saluda con el golero Esteban Dreer de Liga de Portoviejo, en la Explosión Azul, el jueves 30 de enero del 2020. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

Dreer, al igual que Quiñónez, fue considerado prescindible por Emelec para esta temporada. “Quedé muy dolido por salir del equipo. Formé parte de la historia, pero la dirigencia decidió no seguir contando conmigo. Llegué a Liga de Portoviejo porque es un equipo con un proyecto serio, con un entrenador (Rubén Insúa) que siempre quiso contar conmigo”, dijo el ‘Rifle’, de 38 años, a inicio de temporada.

El 30 de enero, el argentino-ecuatoriano, que es el segundo jugador más veterano del torneo (el primero es Fernando Fernández de Aucas, con 41 años) visitó el estadio Capwell. Liga de Portoviejo, su nuevo club, disputó la Explosión Azul con el cuadro eléctrico. La hinchada azul le tributó sonoros aplausos y bulliciosos cánticos recordando sus años de trabajo por el club.
De los jugadores activos con más coronas, Robert Burbano es el más joven. El volante tiene 25 años y ya tiene cuatro coronas en sus espaldas.

A inicios del 2019, el entonces técnico del ‘Ballet’, Mariano Soso, no lo tenía en sus planes y el equipo decidió prestarlo a Delfín. En el cuadro manabita, dirigido por Fabián Bustos, Burbano encontró cobijo y confianza para mostrar su mejor juego. Marcó cuatro tantos, hizo tres asistencias de gol y le sacaron siete amarillas.

Pero, ¿cuáles son los jugadores con más coronas en la historia del fútbol local? Carlos Ron y Fabián Paz y Miño, del inolvidable bitricampeón El Nacional, lograron ocho coronas, dos más de las que tiene el volante Quiñónez.