Comisión que investiga ‘Pandora Papers’ …
Presidencia adjudicó contrato de publicidad por USD 848 916
Yunda y 13 procesados por peculado dieron sus prueba…
Chimborazo registra un incremento del 5% en siniestr…
Moradora narra cómo fue la explosión en una gasoline…
Ciudadanos reportan explosión en San Bartolo, sur de Quito
López Obrador dice que los videojuegos promueven la …
Alerta por erupción explosiva del volcán Aso en Japón

El Juez dio la razón al equipo lésbico

El equipo barrial Guipúzcoa Saltamontes de Venus tuvo una victoria en su reclamo para jugar al fútbol sin que sus jugadoras, la mayoría lesbianas, sean discriminadas.El juzgado Cuarto de Garantías Penales de Pichincha dejó sin efecto la sanción impuesta por la Liga Parroquial la Floresta de apartar de la competición del año anterior al club Guipúzcoa.

El equipo, que se presenta como un equipo deportivo y cultural, fue castigado por un año de suspensión por la Asamblea Extraordinaria de la Liga, que acusó a las jugadoras de actos obscenos.

Esto ocurrió el 22 de julio del 2009, durante un partido oficial del torneo femenino de La Floresta, cuando dos integrantes del Guipúzcoa, sentadas en las gradas, se besaron.

La suspensión también impidió al Guipúzcoa jugar el torneo actual, que ya suma 10 fechas.

El juzgado de Garantías Penales ordena que la Liga acepte una resolución anterior de la Federación de Ligas Barriales, fechada en marzo del 2010 y que pedía el regreso del Guipúzcoa.

El juez consideró que la entidad barrial vulneró el derecho al deporte y normas constitucionales que prohíben la discriminación y las conductas lesbofóbicas.

Pese a esto, las jugadoras, que ayer estaban entrenándose, no se sienten totalmente conformes y han solicitado una ampliación. “El juez no dijo nada sobre otros reclamos que planteamos”, afirma Karen Barba, jugadora del equipo y activista por los derechos de los homosexuales.

“No solo pedimos que nos dejen jugar, sino también medidas de protección y que organismos de derechos humanos actúen como veedores en la liga”, explicó Barba, quien afirmó que sus jugadoras sufrían insultos por parte del público y de las rivales.

Mientras eso no se aclare, Guipúzcoa no saltará a la cancha.

La resolución del juez (e) Raúl Martínez agradó mucho menos a los representantes de la liga. Su abogado, Félix Zambrano, reitera que las jugadoras no fueron castigadas por su orientación sexual sino por actos obscenos como “acariciarse las partes íntimas en público”, lo que encaja en el reglamento interno de la liga barrial.

Zambrano señaló que apeló la resolución, que debe ser conocida por la Corte Constitucional.

Suplementos digitales