Retienen a pareja de adolescentes armados que robaba…
Jueza declara nulo juicio contra Leonidas Iza
Quiénes son los reservistas a los que Putin quiere r…
BID destituye a su presidente y abre la carrera para…
Juan Zapata ofrece reestructurar el modelo de gestió…
Asamblea retorna de vacancia con la mira en caso Mar…
Los aspirantes a la educación superior calculan sus …
Moradores alertan del incendio de una casa en Biblián

Lionel Messi y la última jugada de fantasía del 2017: dio una asistencia descalzo en el clásico español

El delantero argentino del ‘Barça’, Lionel Messi, controla el balón durante el

El delantero argentino del ‘Barça’, Lionel Messi, controla el balón durante el "Clásico" de la Liga española ante el Real Madrid CF en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 23 de diciembre de 2017. AFP

El delantero argentino del ‘Barça’, Lionel Messi, controla el balón durante el "Clásico" de la Liga española ante el Real Madrid CF en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid el 23 de diciembre de 2017. AFP

En el tiempo de descuento, la ‘Pulga’ salvó una pelota, picó al vacío y esquivó un empujón antes de asistir a Aleix Vidal. Todo eso lo hizo sin su botín derecho.

Ya había realizado varias asistencias que no habían terminado en gol por casualidad. Ya había marcado su gol para seguir figurando en los partidos contra el Real Madrid. Ya no había tiempo para que el resultado del clásico sea revertido. Nada de eso le importó a Lionel Messi, que hizo una fenomenal jugada en tiempo de descuento para firmar una goleada 3-0.

Cuando restaban 60 segundos para que se cumpla el tiempo que había adicionado el árbitro, el rosarino se acercó para hacer un córner corto en pos de que el tiempo transcurra. Sergio Busquets le devolvió el pase, pero el argentino debió lanzarse al piso para evitar que se vaya al lateral.

El mediocampista recibió nuevamente y jugó el balón profundo por la derecha para que Messi pique en soledad. Marcelo intentó evitar quedar en ridículo con un evidente empujón. Rebotó y cayó al suelo, mientras el argentino escapaba con calma con la pelota dominada y un detalle: había perdido su botín derecho.

Al llegar al fondo, no primó el egoísmo: tiró el pase atrás preciso para que aparezca Aleix Vidal a toda velocidad y saque un potente remate que terminó significando el tercer tanto del clásico.