SRI emite reglamento de mediación tributaria
Así reclutan los narcotraficantes a los niños para s…
Lgbtiq se forman como empresarios y proveedores dive…
El comercio a Asia saldrá desde Posorja
La elaboración de las cometas se mantiene activa en …
En 18 días empieza la regularización de ciudadanos v…
La crecida de un río deja cuatro muertos en el centr…
Alcaldes de Ecuador y Perú firman convenio de hermanamiento

Federación Ecuatoriana de Pesas se negó a la intervención del Mindep

Las puertas de Fedenador se cerraron con cadenas y candados. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

Las puertas de Fedenador se cerraron con cadenas y candados. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

Los funcionarios llegaron acompañados de un vehículo de la Policía Nacional. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

Una camioneta del Ministerio del Deporte llegó la mañana de hoy, 2 de julio, a las instalaciones de Fedenador, con la intención de intervenir a la Federación Ecuatoriana de Levantamiento de Pesas.

Los funcionarios llegaron acompañados de un vehículo de la Policía Nacional. Ellos no pudieron cumplir con su cometido, puesto que los representantes de la federación y algunos deportistas, les negaron el paso.

Las puertas del edificio se cerraron con cadenas y candados. "Nosotros cumplimos con nuestro trabajo, es una pena que se tomen estas acciones", manifestó Francisco Nájera, representante del Mindep.

Las puertas de Fedenador se cerraron con cadenas y candados. Foto: Ronald Ladines / EL COMERCIO

Según el funcionario, esta federación no ha entregado los informes económicos ni las auditorias ante la Contraloría General del Estado, acción que deben cumplir todas las entidades que reciben dinero estatal.

Esa versión fue rechazada por el presidente de la federación, Julio Arteaga. Él aseguró haber entregado la documentación y tener archivados los comprobantes de recibido.

Las puertas de Fedenador se abrieron 15 minutos después de que los funcionarios estatales abandonaron el recinto. Los representantes de la disciplina deportiva se reunieron en la cafetería del edificio porteño.

Suplementos digitales