La reactivación comenzó en el centro de Quito
El liderazgo de Leonidas Iza se perfila por dos esce…
‘Couriers’ aceleran su labor para igualarse con retr…
Mujeres guayaquileñas diseñan su futuro con cada puntada
Vacaciones entre pasado y presente, Buenos Aires a p…
El ECU 911 registró un 12% menos de emergencias que …
Ciudadanía volvió a los parques después del paro nacional
Ciudadanos pugnan por un cilindro de gas en Quito

En la familia Moscoso la pasión por el Aucas se transmite por generaciones

Ramiro Moscoso y su hija Karla posan con las camisetas de Aucas, equipo del que son hinchas

Ramiro Moscoso y su hija Karla posan con las camisetas de Aucas, equipo del que son hinchas

Ramiro Moscoso sonríe orgulloso cuando habla de sus tres hijas y su cariño por el Aucas, una herencia que, al igual que ellas, él recibió de sus padres. Su hija menor, Karla, recuerda que cuando era pequeña, junto a sus hermanas, formaban parte del equipo de animadoras del ‘Papá’, saltaban a la cancha junto a los jugadores y acostumbraban a ir al estadio Gonzalo Pozo Ripalda continuamente.

Ramiro tiene decenas de anécdotas para contar de sus hijas y el equipo de sus amores, por ejemplo, recuerda que en 2005 llegó a Aucas Omar Guerra, delantero colombiano que tuvo un importante recorrido en el fútbol ecuatoriano, el atacante vivía en el hotel de la familia y dedicaba sus goles a Karla, la hija menor de Moscoso.

Una de sus hijas también recuerda que los domingos eran un día especial en su hogar, cuando jugaba el Aucas, Ramiro se despertaba temprano, tomaba la tradicional matraca que usan los hinchas del club oriental y despertaba a toda la familia con el ruido de este instrumento, desayunaban y salían rumbo a Chillogallo.

Aucas juega en la Serie B del fútbol ecuatoriano este 2017, su último partido fue el pasado 17 de junio del 2017 y fue una derrota ante Colón FC, el ‘Papá’ no pudo celebrar el Día del padre sumando tres puntos, pero a pesar de los resultados la pasión por el club quiteño no terminará en la familia Moscoso.