Clínicas privadas de rehabilitación operan por años …
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 15 de mayo del 2021
Mayoría de barrios sigue con directivas prorrogadas en Quito
Pocos planes en el sector turístico para el feriado …
En el ‘crossfit’ no se cumple el uso de las mascaril…
La Asamblea Nacional se inaugura con fisura entre PSC y Creo
Gabriela Núñez: ‘Sicarios arrebataron la vida de Any…
Ley de Tránsito puede bloquear a las ‘appsR…

Cuñada de ‘Chucho’ Benítez dice que el jugador no recibió el apoyo del club en emergencia

En la avenida 6 de Diciembre de Quito. Los aficionados acompañaron el traslado del cuerpo de Christian Benítez en la calle en autos y motocicletas desde el Rumiñahui.

En la avenida 6 de Diciembre de Quito. Los aficionados acompañaron el traslado del cuerpo de Christian Benítez en la calle en autos y motocicletas desde el Rumiñahui.

El futbolista ecuatoriano Christian Benítez, fallecido el 29 de julio en Qatar, pasó dificultades de adaptación más que de idioma ante una supuesta falta de apoyo de su equipo, reveló Karen Chalá, hermana de la viuda del futbolista.

Esta presunta falta de apoyo del equipo El Jaish, que lo había fichado el 2 de julio, llegó al extremo de que al momento de pedir ayuda para ir a un hospital, no había cerca de la familia ninguna persona del club, dijo Karen Chalá al diario mexicano El Universal.

“Estaban solos”, afirmó la cuñada del futbolista en una entrevista telefónica con el diario mexicano.

Benítez falleció de una insuficiencia cardiaca congénita después de que durante la noche presentó fuertes dolores estomacales por los cuales fue llevado por su esposa a un hospital.

Karen Chalá afirmó a El Universal que esa noche su hermana Lisette pidió ayuda al hotel y éste le llamó un taxi para ir a un hospital y “después aparecieron los del club, pero en ese momento, no había alguien, sólo ellos.

La cuñada aseguró que el asunto del idioma en Qatar “no fue tanto problema” porque su hermana y esposa de Benítez “sabe hablar inglés” y consideró que las dificultades que pasaron fueron por diferencias culturales y costumbres locales.

Como ejemplo, mencionó que su hermana le comentaba que la familia tomaba sus alimentos en su habitación del hotel ante las costumbres del Ramadán, el mes sagrado de los musulmanes en los que ayuna hasta el ocaso.

“Nos dijo (Lisette) que cuando se comía en público, estaba penado por la ley”, comentó la cuñada en la entrevista con el diario mexicano.