16 de January de 2012 12:44

Las claves de la “resurrección” del Inter de Milan en la Serie A

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Inter de Milan pasó de los puestos de descenso a la lucha por el título en apenas 40 días gracias a cinco aspectos claves, que le sirvieron para ganar el clásico lombardo ante el Milan: la buena salud, la energía, la sapiencia de Claudio Ranieri, un joven héroe y viejos guerreros.

Para lograr el milagro de recortar 9 puntos de desventaja respecto a su archirrival de ciudad y actual campeón, los "nerazzurri" se beneficiaron del restablecimiento de varios lesionados. El holandés Wesley Sneijder (dos meses ausente) y el uruguayo Diego Forlán (tres meses) están operativos y el domingo formaron un banco de lujo junto a Andrea Ranocchia y el rumano Cristian Chivu. Sólo el serbio Dejan Stankovic continúa en la enfermería.

Además, el Inter también recuperó un aspecto que fue fundamental para lograr su gran "triplete" Champions-Serie A-Copa en 2010: una gran condición física. Ésta estuvo simbolizada en particular por su increíble capitán, el argentino Javier Zanetti, quien a sus 38 años de edad devoró la cancha a lo largo y a lo ancho, superando a sus rivales en velocidad.

"Él es nuestro verdadero secreto", dice el presidente Massimo Moratti al referirse a su entrenador. A sus 60 años, Ranieri, quien reemplazó a Gian Piero Gasperini tras cinco partidos en el banco sin conocer la victoria, con calma y paciencia reactivó la máquina.

Cuando las cosas no salieron no perdió la sangre fría, y ayudado por su adjunto francés Christian Damiano, impuso un sistema de juego eficaz, sobre todo con una zaga casi insuperable, que sólo encajó un gol en cinco partidos, además de ganar el equipo los últimos seis disputados.

Ranieri está habituado a estos logros. En la temporada 2009-2010 sacó al AS roma de las "catacumbas" de la tabla de clasificación para finalizar pisándole los talones al propio Inter en la lucha por el "Scudetto".

El experimentado técnico ha impuesto su autoridad y no ha dudado en dejar en el banquillo a valores como Sneijder y Forlán. Sin ellos "el equipo se reencontró, deben tener paciencia. Cuando alcancen el ritmo de los otros nos aportarán todo su esplendor", se explica el "míster".

Inter se benefició de la eclosión del joven argentino Ricky Álvarez para mitigar la ausencia del neerlandés, líder del "triplete" en 2010. Tras un comienzo algo lento, que exasperaba a los "tifosi", Álvarez, de 23 años, ha desplegado su técnica y su sentido de sacrificio en defensa, además de anotar muy buenos goles. "Wes" tendrá que volver a ganarse el puesto.

Pero, además de Zanetti, otros veteranos fueron claves, en particular su compatriota Esteban Cambiasso (31 años) , el otro patrón del vestuario. "Estos jugadores lo han ganado todo. Yo sabía que no estaban terminados. Solamente les faltaba recuperar el entusiasmo y la calma", afirma Ranieri.

En el clásico la defensa central estuvo impecable. El brasileño Lúcio, de 33 años, y el argentino Walter Samuel, de la misma edad, cerraron todos los espacios al también brasileño Pato y al sueco Zlatan Ibrahimovic. Finalmente, "Il Principe", otro argentino, Diego Milito (31 años), recuperó su eficacia de antaño: un disparo convertido en un gol decisivo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)