24 de January de 2012 16:02

Un clásico con un Real Madrid perturbado y un Barça cauto

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una semana después del partido de ida de cuartos de final de la Copa del Rey perdido en casa por 2-1, el Real Madrid deberá remontar el miércoles en el Camp Nou el resultado y superar el clima tenso en el vestuario, mientras el Barça no se fía de su rival.

Los 'merengues', que lideran con una amplia ventaja de 5 puntos en la Liga, no tienen clara su situación en la Copa del Rey ante su escolta en el campeonato.

Las estadísticas cantan: en nueve partidos con José Mourinho al frente del equipo capitalino, éste sólo ganó una vez a los 'blaugrana'. Esta victoria fue en la final de la Copa del Rey anterior, con victoria del Real Madrid por 1-0 en la prolongación. El resto es elocuente, cinco victorias catalanas (tres en esta temporada) y tres empates.

Sin embargo, "Mou" rechaza que esté gestándose un complejo de inferioridad ante el archirrival histórico. "Somos líderes con cinco puntos más que el equipo del que dicen que es el mejor equipo del mundo. Así que no me parece que tengamos tantos problemas como dicen", insistió el luso antes del partido.

Pero, es necesario reconocer que ante este Barça, el Real poco ha podido hacer. Además, a las evidentes dificultades de blancos ante 'blaugranas', se añade el ambiente viciado que hay actualmente en la "Casa Blanca", precisamente tras la derrota del miércoles pasado en el Bernabéu.

Silbado por buena parte de su propio público, a pesar de la goleada 4-1 al Athletic de Bilbao, el domingo en la Liga, el portugués fue acusado de tratar de "especular" sin arriesgar. Según el popular diario deportivo Marca, el técnico la emprendió contra algunos jugadores, en particular con Sergio Ramos e indirectamente con el arquero Iker Casillas.

"Me habéis matado en zona mixta (donde los jugadores hablan con la prensa)", les espetó "The Special One", según la publicación tras la derrota en la Copa. No obstante, ambos jugadores matizaron la situación en sus declaraciones de este martes, muy optimistas y conciliadoras.

"Estamos convencidísimos de que podemos dar la vuelta a la eliminatoria. El Real Madrid llega con una moral bastante buena por los resultados que estamos obteniendo esta temporada. Puedo asegurar que el vestuario está más unido que nunca y que hay una fortaleza tremenda en el grupo. La relación con el entrenador siempre ha sido buena. Mourinho es el entrenador idóneo para este club y estamos muy contentos de aprender de él", dijo Ramos.

"Vamos a dejarnos la vida para pasar la eliminatoria y hacer que los aficionados se sientan orgullosos de su Real Madrid", destacó por su parte Casillas. En un ambiente tenso los 'merengues' han preparado este partido crucial de vuelta.

Así, Mourinho se enfrenta a un dilema: exponerse a encajar un 5-0 como en la temporada pasada en el Cam Nou, jugando al ataque, o defender para evitar limitar los riesgos. Otra interrogantes es si el luso-brasileño Pepe estará en el Camp Nou tras su actitud violenta con el argentino Lionel Messi en el Bernabéu. El defensa, además de su agresividad padece un problema muscular en un muslo, pero el técnico asegura que “ Pepe jugará si está bien físicamente".

"Dejemos en paz a Pepe. Que sepa que nos olvidamos del pasado. Sancionarle no es de nuestra incumbencia. Tenemos que preocuparnos del partido de mañana", dijo por su parte un conciliador Pep Guardiola.

Por el lado del Barça, el ambiente está mucho más sereno. Con la ventaja del resultado de la ida igual Guardiola se muestra prudente. "No me fío del Madrid. Incluso con esta ventaja (2-1), son capaces de remontar. Es un equipo que no se entrega nunca", advirtió. "Todos son peligrosos. Si te apretan arriba, te meten en apuros enseguida. Y si te esperan atrás, te ponen fuera de posición por sus contras", continuó.

"Si queremos gestionar el resultado, nos van a eliminar seguro. Entiendo que se gestione un resultado en los últimos cinco minutos, pero antes no. No pedemos jugar en función del marcador. Tendremos que volver a hacer un muy buen partido", añadió el 'míster'. Aunque, el entrenador catalán tendrá que prescindir o dejar en el banco a Xavi Hernández, el capitán Carles Puyol y Cesc Fábregas, muy exigidos en la victoria 4-1 ante el Málaga, el domingo.

Igualmente, el Barça estará el miércoles relativamente fresco, y para su rival una nueva derrota podría tener una incidencia negativa en su futuro en la Liga.

"Me imagino una eliminatoria muy igualada, donde los dos equipos tendrán opciones para pasar. El Madrid está mejor que nosotros en el disparo fuera del área y mucho mejor a la contra. Intuyo que nos va a marcar. Por lo tanto, hemos de atacar bien para marcar también nosotros", resumió.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)