La pandemia estaría controlada en 2022, según expert…
Asamblea aprueba devolver las dos ternas para las Ju…
¿Somos más contagiosos con la variante Delta aunque …
Justina y Manuel sellaron su matrimonio después de s…
Gobierno prepara mesas de trabajo para continuar los…
Fiscalía abre investigación en contra de exvicepresi…
Licencia remunerada a trabajadores por muerte de mascotas
Taponamiento de colector hundió un tramo del parque …

Fernando Giménez, exjugador de Emelec, recordó con emoción un triunfo ante Barcelona SC en el 2016

Fernando Giménez jugó en Emelec entre el 2011 y el 2016. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Fernando Giménez jugó en Emelec entre el 2011 y el 2016. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Fernando Giménez jugó en Emelec entre el 2010 y 2016. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El paraguayo Fernando Giménez disfrutó como un título más la victoria que CS Emelec consiguió a domicilio frente a Barcelona SC (1-2), en el Clásico del Astillero disputado el 27 de noviembre del 2016. El triunfo evitó el festejo preparado por el plantel amarillo para celebrar una hipotética conquista de la estrella número 15.

“Yo salí campeón otra vez en ese partido. Para mí fue un título. Ese partido jugamos con el cuchillo entre los dientes. Ahí les dije a los muchachos que yo me iba y quería despedirme con una victoria. Lloramos de verdad”, reveló para el programa digital Fútbol Sin Cassette.

Giménez, de 35 años, llegó a Emelec en febrero del 2010. El ‘Vikingo’, como es apodado el mediocampista, fue tricampeón con los azules, y se convirtió en una de las figuras del plantel. Permaneció en el club hasta finales del 2016. Al siguiente año retornó a Paraguay para unirse a las filas del Olimpia. Actualmente juega en el Santaní de su país.

Sobre su paso por Ecuador, el futbolista mencionó que uno de los episodios que más alegría le traen, fue la victoria que Emelec consiguió en el Estadio Monumental ante el cuadro que dirigía el uruguayo Guillermo Almada.

En noviembre del 2016, por la fecha 20 de la segunda etapa, un Barcelona líder con 48 unidades recibía a Emelec, segundo en la tabla a siete puntos de su máximo rival. A falta de nueve puntos en disputa, una victoria o un empate le servía al ‘Ídolo del Astillero’ para coronarse campeón del torneo nacional, pues ya había conquistado la primera etapa.

El ‘Bombillo’ en cambio estaba obligado a ganar para mantener las aspiraciones de llegar a una final y ‘sabotear’ una posible celebración de los canarios.

En el trámite del encuentro, el equipo dirigido por el uruguayo Alfredo Arias jugó uno de sus mejores compromisos del año. Anuló las virtudes del rival y logró llevarse los tres puntos.

Dos goles de Ángel Mena a los minutos 15’ y 52’ le dieron la victoria a los eléctricos, silenciando a más de 40 000 espectadores presentes en el escenario deportivo. Para Barcelona descontó el argentino-ecuatoriano Damián Díaz al minuto 20’.

Al final del encuentro, los jugadores de Emelec se reunieron en uno de los sectores de la cancha y celebraron eufóricos el resultado.

“Tenemos que reconocer que la fiesta que prepararon ellos era muy linda. El ambiente era muy lindo. Si ellos salían campeón la iban a disfrutar como si fuera una final. Y para mí, ese partido fue una final, y salimos campeones nosotros”, comentó el paraguayo.

Suplementos digitales