Si tiene infección respiratoria aguda es preferible …
Desgaste de capital político, tras primer año de Lasso
Seguridad ciudadana: La deuda pendiente del Gobierno…
Ciudades de Sierra, con buenos resultados durante el…
Sucre, ‘el bellaco’ para las fuerzas realistas
Seis visiones sobre la Independencia
Las mujeres lucharon desde diversas trincheras para …
Generación de empleo, tarea pendiente del Gobierno e…

El campeón del mundo es mucho lote

La celebración del primer gol.  Pedro Rodríguez (11) grita. Lo acompañan  Sergio Ramos y Busquets. Fotos: Srdjan Suki/ EFE

La celebración del primer gol.  Pedro Rodríguez (11) grita. Lo acompañan Sergio Ramos y Busquets. Fotos: Srdjan Suki/ EFE

España tiene a sus pies el mundo del fútbol desde el 2008 y hasta la actualidad lo ha logrado todo.

Ese año ganó la Eurocopa a Alemania, luego se quedó con su primera Copa del Mundo y nuevamente en el 2012 volvió a certificar su supremacía en el Viejo Continente, tras golear en la final de la Eurocopa a Italia.

Ahora, el equipo del Vicente del Bosque quiere en su vitrina la Copa Confederaciones. La ‘Furia’ empezó su andar en el torneo con buen pie, tras vencer a la aguerrida Uruguay, que ahora más que el fútbol vistoso mostrado en la Copa América del 2011 y en el Mundial, ofrece un concierto de patadas, confundiendo la vehemencia con la mala intención.

Desde el inicio y fiel a su manifiesto de juego, España se hizo del balón y nunca se lo prestó al rival. Por momentos, según las estadísticas de la FIFA, el equipo ibérico tuvo un 70% de posesión del balón, contra apenas 30% de los celestes.

En el cuadro ganador, la principal novedad era el regreso a las canchas de Íker Casillas, el referente del arco español y de su club, el Real Madrid, aunque marginado en los últimos meses por su conflicto con José Mourinho.

Casillas fue el líder del equipo y recibió aplausos y mimos de los aficionados que le expresaron su amor a través de carteles exhibidos en las tribunas.

Ya en el juego, España tuvo el control desde el inicio y definió rápido el marcador a su favor. En un poco más de la primera media hora de juego , el equipo ibérico anotó dos goles gracias a sus delantero: Pedro a los 20 minutos y Roberto Soldado a los 32′.

Parecía que el partido estaba condenado a la goleada. Sin embargo, el equipo europeo aquietó el ritmo en el segundo tiempo y decidió entretenerse con el balón.

Uruguay intentó reaccionar, pero sus acciones no alcanzaron. Solo el tanto de Luis Suárez, un golazo de tiro libre a los 88 minutos, sirvió para descontar el juego.

Con este tanto, el 33 en la Selección, el delantero del Liverpool de Inglaterra alcanzó a Diego Forlán como los máximos goleadores de la celeste en la historia.

España mantiene su superioridad histórica sobre Uruguay, con el que nunca perdió en las 10 ocasiones en que lo enfrentó, con cinco victorias y cinco empates.

En la próxima jornada, que será el jueves, la ‘Roja’ se las verá con la débil Tahití, en el Maracaná, desde las 14:00 (hora de Ecuador).