Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …
El patrimonio de Quito ya tiene 115 guardianes
La pandemia no afectó a la oferta de estudios extrao…
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020

FC Barcelona y Atlético Madrid empataron. Real Madrid tiene una buena chance

El jugador del FC Barcelona Leo Messi recibe la falta de Geoffrey Kondogbia, del Atlético de Madrid, durante el partido de LaLiga que ambos equipos disputan esta tarde en el Camp Nou de Barcelona. EFE

El Barcelona y el Atlético de Madrid firmaron un empate sin goles en el Camp Nou (0-0) que deja LaLiga en manos del Real Madrid, que reeditará el título si ganan los cuatro partidos que le quedan; este 9 de mayo, los merengues se enfrentan al Sevilla.

El encuentro por el liderato tuvo una parte para cada equipo. La primera, fue claramente para los rojiblancos, mientras que los azulgranas mejoraron en la segunda, donde tuvieron ocasiones suficientes para llevarse el duelo. Sujetó el Atlético al Barca desde el principio y, con el paso de los minutos, fue encontrándose más y más cómodo al comprobar que podía mantener fácilmente a su rival lejos de la portería de Oblak.

En cambio, en el otro área, Ter Stegen tuvo que emplearse a fondo en varias ocasiones para evitar que los rojiblancos se adelantaran en el marcador en la primera mitad.

Lo hizo a disparos de Llorente, Luis Suárez y Carrasco, después de que Lenglet se tirará con todo para desviar a córner un chut de Correa. Y antes de que Felipe perdonará el 0-1, en la última ocasión del primer tiempo, al rematar alto, desde el punto de penalti, a la salida de un córner.

El Barca se fue al entreacto con la sensación de tener el partido cuesta arriba tras haber sufrido, contra pronóstico, el dominio visitante. Sobre todo a partir de la media hora de juego, coincidiendo con el cambio de Ilaix por un aturdido Sergio Busquets, que no podía seguir en el césped después de un encontronazo con Savic y que acabó siendo trasladado al hospital.

Simeone también tuvo un contratiempo en forma de lesión, pues Lemar, una de sus piezas importantes en la creación, dejaba su puesto a Saúl al marcharse renqueante antes del cuarto de hora tras una jugada fortuita con Pedri.

Con todo, el Barcelona, que había visto como el Atlético ni siquiera había necesitado exigirle presionándole arriba desde el inicio, no encontraba espacios para atacar ni desequilibrio en los duelos individuales para hacer daño.

Solo algún chispazo de Messi reactivaba el ataque local. El 10 tendría la única ocasión clara para su equipo en los primeros 45 minutos, en un eslalon marca de la casa que acababa con un disparo que no encontraba puerta por poco.

Koeman, que hoy dirigía su segundo partido desde la grada por sanción, sentaba a Mingueza y daba entrada a Araujo al descanso, y el central uruguayo pudo hacer el primero al inicio de la reanudación, pero Lenglet le quitaba el remate franco para cabecear forzado por encima de la portería de Oblak.

Luis Suárez replicaba en el otra área con un disparo forzado, pero al Bara, consciente de que debía asumir más riesgos porque el empate le alejaba más que al Atlético del título, ya se le empezaba a ver otro tono.

Así, a la hora de juego, Hermoso tenía que sacar un remate de Ilaix para el 1-0 y Oblak intervenir a un cabezazo de Piqué y una lanzamiento de falta de Messi, ante de que Mateu Lahoz anulara, por fuera de juego, un gol de cabeza de Araujo.

Los azulgranas se habían activado mejorando en la recuperación tras pérdida y el Atlético decidió recular buscando su oportunidad a la contra. Pero Carrasco, el hombre más lucido del ataque madrileño, empezaba a acusar el cansancio en casa transición, y el Barcelona tenía una nueva ocasión en un cabezazo alto del recién ingresado Dembélé.