Trump sufre revés con envío de caso contra Twitter d…
La FEF busca aliviar sus finanzas con la Tri
Los sápara luchan por mantener su tierra
CC analiza la pertinencia de militares en las calles
Destinos, con 70% de reservas confirmadas
Más de la mitad de pacientes con tuberculosis están …
Venezuela abre paso peatonal en la frontera con Colombia
Gobierno venezolano vigilará redes sociales en campa…

Un astro que se despide en la MLS

El delantero suizo Blaise Nkufo empieza a decir adiós al fútbol de la manera en que está de moda:  jugar en Estados Unidos. Nkufo, cuya familia huyó del violento ex Zaire en los años 70, se caracteriza por ser un delantero potente, que arrastraba marca y que cabeceaba bien.

Blaise Isetsima Nkufo nació el  25 de mayo de 1975 en Kinshasa, cuando era la capital de Zaire. Ahora, ese país es conocido como la República Democrática del Congo. Cuando era niño, sus padres y él se radicaron en Suiza, país que le concedió la ciudadanía helvética a los 20 años.

Integró las divisiones menores del Lausana, con el que debutó profesionalmente en 1993 y obtuvo la Copa Suiza de 1998. Con el Lausana jugó 36 cotejos (en dos períodos), con 18 goles. Entre 1993 y el 2000 también  militó en los equipos  suizos FC Echallens, Yverdon-Sport, Grasshopper, FC Lugano y FC Luzern. 

Entre 1995 y 1996 hizo un paréntesis en su etapa helvética para jugar en el Al-Arabi de Doha, con el cual obtuvo el título del torneo de Qatar. Con el Al-Arabi  jugó  12 encuentros y anotó seis veces. Pese a que recibió elogios, no se adaptó a las costumbres islámicas y prefirió regresar al balompié suizo.

Tras probar suerte en Alemania (pasó por el Mainz y el  Hanover), llegó al Twente de los Países Bajos, con el cual obtuvo el título neerlandés de la Eredivisie en  la temporada 2009-2010. En ese equipo registró un total de 223 cotejos y 114 anotaciones. Ahora está en el Seattle Sounders de Estados Unidos. 

Debutó en  la Selección suiza en el 2000. Aunque suma 34 cotejos y siete anotaciones, nunca pudo jugar un torneo importante porque siempre se lesionaba. Se perdió la Eurocopa del 2008 en Austria y Suiza. Por fin, pudo estar en el Mundial del 2010, aunque no pudo ayudar a Suiza a pasar de la primera fase.

Suplementos digitales