4 de July de 2012 00:01

La ansiedad se disipa con el silencio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Gustavo Costas se hizo una pregunta el pasado 13 de abril. “¿Adónde nos hemos venido a meter?”, se cuestionó cuando algunos hinchas de Barcelona lo insultaron mientras salía del estadio Olímpico Atahualpa, después de la derrota 3-0 ante Deportivo Quito.

En ese momento, el estratega argentino de 49 años, supo a qué se enfrentaría. No sintió temor. No se asustó. Por el contrario, decidió“bancarse” (soportar, según la jerga argentina) el problema.

Costas les cuenta con frecuencia esa anécdota a los jugadores. La recuerda también con su asistente Pablo Fernández, ex jugador de Gimnasia y Esgrima de la Plata y quien lo acompaña desde su paso, entre el 2009 y el 2011, por el Alianza Lima de Perú.

Los movimientos en la concentración del equipo empezaron a aumentar ayer a las 08:00. A esa hora llegaron los jugadores a la cancha alterna Sigifredo Chuchuca. Costas, Fernández y el resto de los colaboradores del cuerpo técnico ya se encontraban en el campo de juego. Ahí los esperaba el presidente, Antonio Noboa.

Los primeros en bajar fueron los capitanes del grupo, Matías Oyola y Jayro Campos. Con ellos conversó durante 10 minutos. Les dijo que la dirigencia mantenía el compromiso de entregar los premios, acordados a inicio de año, por llegar a la final del Campeonato. Que dependía únicamente de ellos ganarlo. Ellos luego trasladaron ese diálogo al resto de sus compañeros.

Noboa también se reunió con Costas, Fernández y Carlos Gruezo. Hablaron de todo. Del viaje a Cuenca... De las entradas que les entregará la dirigencia del Deportivo Cuenca a los hinchas canarios... Conversaron sobre la concentración y el estado de ánimo del grupo.

En ese punto, según Noboa, hablaron más tiempo. Costas le dijo que el equipo se encontraba motivado, pero ansioso al mismo tiempo por jugar el partido ante los morlacos.

¿Cómo pretenden los amarillos controlar esa ansiedad? Algunos como el argentino Damián Díaz y el delantero Narciso Mina con un silencio absoluto. Otros, como Miguel Ibarra y Pablo Saucedo, hablando solo lo necesario.

Pero se nota un buen ambiente en el grupo amarillo. Ayer, los jugadores celebraron con torta, harina y huevos el cumpleaños del doctor Bosco Mendoza.

Barcelona cerrará desde mañana el acceso para los periodistas a sus entrenamientos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)