Las cinco últimas pugnas dirigenciales de Sociedad Deportiva Aucas

Imagen del 2 de marzo de 2017 en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda.  Jaime Bowen (izq.) y Danny Waker (centro) durante la presentación oficial del uniforme del conjunto oriental para la temporada 2017 de la Serie B. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Imagen del 2 de marzo de 2017 en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda. Jaime Bowen (izq.) y Danny Waker (centro) durante la presentación oficial del uniforme del conjunto oriental para la temporada 2017 de la Serie B. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Imagen del 2 de marzo de 2017 en el estadio Gonzalo Pozo Ripalda. Jaime Bowen (izq.) y Danny Waker (centro) durante la presentación oficial del uniforme del conjunto oriental para la temporada 2017 de la Serie B. Foto: Paúl Rivas / EL COMERCIO

Aucas pelea el ascenso a la Serie A con una pugna de dirigentes de por medio. En los primeros días de octubre se realizaron las elecciones con más de 80 socios de los 126 registrados. Sin embargo, un grupo de hinchas y socios señalan irregularidades dentro del proceso. Jaime Bowen, directivo del club oriental, dice que hay intentos de desestabilizar el club.

“Como peleamos el ascenso vienen a generar este problema. Nosotros enviamos la lista de dirigentes a la Federación Ecuatoriana de Fútbol y al Ministerio del Deporte. Hay una Acción de Protección y vamos a demostrar dentro del proceso que todo fue dentro de la normalidad”, dijo Bowen.

A continuación cinco instantes en el manejo del club oriental:

1. La llegada de Ramiro Gordón

En abril del 2012, Ramiro Gordón, empresario quiteño, asumió el manejo del Aucas cuando el club estaba en la Segunda Categoría. Lo hizo bajo la figura de administrador del club. Rescató al equipo y logró subir a la Serie A en dos años. El equipo oriental mejoró la infraestructura del estadio, pero siempre hubo cuestionamientos de los hinchas y de un grupo de socios porque no había legalidad en la figura jurídica que se entregó el manejo de Aucas.

2. El 2013 renunció el presidente Rodrigo Espinoza

En el año 2013 hubo el primer distanciamiento de la directiva del club con Ramiro Gordón. El entonces presidente Rodrigo Espinoza decidió presentar la renuncia criticando a Gordón por tomar decisiones unilaterales en el manejo del equipo. La contratación del DT Juan Ramón Silva fue una de las primeras causas para la pelea. Espinoza renunció y se llamó a nuevas elecciones para el manejo del equipo. Se eligió una directiva que apoyó la continuidad del manejo por parte de Gordón.

3. Gordón entregó el equipo a Danny Walker

En el 2016, Ramiro Gordón argumentó iliquidez financiera y decidió entregar la administración del club al empresario Danny Walker. En medio de la transición el equipo descendió a la Serie B del fútbol ecuatoriano y por la inestabilidad de la directiva. Una de las últimas obras de Gordón fue la iluminación del estadio Gonzalo Pozo, en Chillogallo. Además, Walker llegó con el proyecto de ser vitrina para los futbolistas juveniles.

4. El primer llamado a elecciones tuvo reparos

Con la llegada de Walker se promovió las elecciones de una nueva directiva para el club. Aquí empezó la pugna entre un grupo de socios, exdirectivos y la administración de Walker. Uno de los requisitos establecidos para poder participar en las elecciones era que los socios nuevos tenían que pagar USD 600 para tener derecho a elegir y ser elegidos. Una Acción de Protección y un reclamo judicial frenó el calendario de elecciones y obligó al cambio de reglas. La nueva modificación facultó a que los socios nuevos ingresaran con USD 360. Se determinó que USD 200 serían en efectivo y los 160 en cuotas a seis meses. Con este argumento se apoyó la idea de adelantar las elecciones en el club.

5. Elecciones con un padrón polémico

Los primeros días de octubre de este 2017 se realizaron las elecciones. Participaron más de 80 socios de los 126 registrados y habilitados para sufragar. Danny Walker figura como presidente en la lista ganadora. Sin embargo, el grupo de hinchas y socios, entre ellos el expresidente Ramiro Montenegro presentaron otra vez una Acción de Protección porque consideran que un grupo de los nuevos socios son empleados de Walker. La directiva de Walker argumenta que todo es legal y se presentaron los documentos en la Federación Ecuatoriana de Fútbol y en el Ministerio del Deporte. Está ventilándose la nueva acción legal en la Justicia.