23 de marzo de 2020 16:22

Las hermanas Cinthya y Marilyn Tamay combinan el arbitraje con los estudios

Las hermanas Marylin (izquierda) y Cinthya, con los uniformes de árbitras de fútbol. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO.

Las hermanas Marylin (izquierda) y Cinthya, con los uniformes de árbitras de fútbol. Foto: Manuel Quizhpe / EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Manuel Quizhpe. Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cinthya y Marilyn Tamay heredaron la pasión de su padre: el arbitraje. Por circunstancias de la vida, la primera nació en Loja y la segunda en Biblián (Cañar). Ahora, las dos forman parte de la Asociación de Árbitros Profesionales de Fútbol del Azuay.

Ellas se entrenan dos veces por día. Por la mañana lo hacen de 06:00 a 07:30 en Biblián. Después se dirigen a Cuenca para cumplir con sus estudios en la Universidad Politécnica Salesiana, y por la tarde, en la misma ciudad, se reúnen en el parque de El Paraíso.

Cinthya, de 26 años, es alumna del quinto ciclo de la especialidad Pedagogía de la Actividad Física y Deporte; mientras Marilyn (21 años) está en octavo ciclo de Educación Inicial. La mayor es árbitra de segunda categoría y la menor ascendió este año a la tercera división del escalafón nacional.

Hace siete años, Cinthya ingresó por curiosidad a un curso de árbitros en Cañar. “La historia nace cuando me enteré que mi hermano Israel iba a inscribirse y le dije que también me agregara”. Su progenitor Jorge Tamay, quien es árbitro amateur en Biblián, no dudó en respaldarla.

Luego siguió un curso de arbitraje más avanzado en Cuenca, con Fernando Tamayo y Patricio Carpio, azuayos con experiencia el fútbol ecuatoriano y en torneos internacionales. “El arbitraje me permitió conocer personas, que me ayudaron en distintas etapas”.

Pese al respaldo de sus compañeros e instructores, Cin­thya no oculta los momentos difíciles que sorteó como consecuencia del machismo. Recuerda las palabras que le dijo su padre cuando intentó alejarse del arbitraje: “Te metiste a soldado y ahora tienes que aprender a marchar”.

Marilyn, quien fue seleccionada de fútbol de Cañar en las categorías menores, incursionó en el arbitraje siguiendo los pasos de su hermana mayor. Lo hizo hace tres años, cuando se inscribió para el curso teórico-práctico que se desarrolló en Cuenca. Dos años permaneció en la Cuarta Categoría.

La menor de la hermanas Tamay sabe que no ha sido fácil superar una serie de barreras, como los insultos por ser mujer o las cargas físicas a las que deben someterse. “Para estar en el escalafón nacional hay que realizar las mismas pruebas de los varones y eso implica superar nuestros límites”.

Marilyn y Cinthya siempre estuvieron vinculadas al deporte, como basquetbolistas y futbolistas. Ellas, de lunes a viernes, tardan una hora en trasladarse en vehículo, desde Biblián hasta Cuenca. Aparte de los estudios universitarios y los entrenamientos, también asisten a clases de inglés.
Ambas coinciden en que los sacrificios tienen su recompensa. Su principal referente es la jueza chimboracense Mónica Amboya, quien ha representado al país en certámenes mundiales. “Ella es madre, esposa, profesora y árbitra, eso nos demuestra que todas podemos ser protagonistas en cualquier ámbito”, comentan.

Los fines de semana, cuando descansan de las actividades académicas o arbitrales, ayudan a su madre Silvia Uchuari en una picantería que tiene en Biblián. Las dos viven jornadas ajetreadas durante la semana; sin embargo, confían en que ese esfuerzo les permitirá llegar lejos como profesionales.

La meta como árbitras es dirigir partidos masculinos de la Serie A y ser consideradas para un Mundial de Fútbol femenino. Desde el año pasado, son tomadas en cuenta para los encuentros de la Superliga Femenina de Fútbol.
Ellas actúan como centrales y asistentes.

Cinthya e Israel (27 años) nacieron en Loja. Sus padres llegaron a Biblián en busca de un mejor futuro, allí nacieron Marilyn, Leandro y David.
Estos dos últimos, que practican natación y fútbol, tienen 15 y 13 años.

Cinthya Tamay, 25 años. Nació en Loja, el 14 de agosto de 1994. Es alumna del quinto ciclo de Pedagogía de la Actividad Física y Deporte. Está siete años en el arbitraje está en Segunda Categoría.

Marylin Tamay, 21 años. Nació en Biblián (Cañar) el 16 de enero de 1999. Cursa el octavo ciclo de Educación Inicial. Incursionó en el referato hace tres años y se encuentra en la Tercera Categoría.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)