18 de junio de 2019 22:30

Caos en la Copa de África: la corrupción amenaza el torneo por la falta de acuerdo con los derechos de TV

El presidente de la CAF, Ahmad Ahmad (primero por la izquierda), junto a Idriss Akki, director general de Lagardere, y Hany Abo Rida, presidente de la Federación egipcia, durante su reciente peregrinación a La Meca.  Foto: @AbouRidaHany

El presidente de la CAF, Ahmad Ahmad (primero por la izquierda), junto a Idriss Akki, director general de Lagardere, y Hany Abo Rida, presidente de la Federación egipcia, durante su reciente peregrinación a La Meca. Foto: @AbouRidaHany

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Deportes
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El torneo continental arranca el día 21 en Egipto. No deja de ser paradójico que la bomba que en el 2017 hizo saltar por los aires la dictadura de 29 años del legendario Issa Hayatou al mando de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), tenga ahora en vilo a la gran familia del fútbol de ese continente a causa de su sucesor, el malgache Ahmad Ahmad.

Hablamos del interminable conflicto que mantiene el COMESA (Comité Africano para la Libre Competencia) con Lagardère Sports y la propia CAF por la revisión de los contratos de derechos de televisión y patrocinio concedidos por el anterior presidente del ente rector del balompié del continente negro, Issa Hayatou, a la citada compañía francesa hasta el año 2036.

El nuevo inquilino del despacho presidencial en El Cairo, cuyo breve reinado (fue elegido en marzo de 2017) se tambalea a causa de las acusaciones de corrupción y supuesto abuso sexual a varias empleadas de la organización que preside, reveladas a la FIFA por su propio secretario general, el egipcio Amr Fahmy (a quien destituyó de manera fulminante), no ha cumplido una sola de las promesas que hizo durante su campaña electoral, en la que afirmó por activa y por pasiva que pondría fin a la posición privilegiada de Lagardère y su socio, BeIN Sports, si lograba mover de su sillón al sátrapa camerunés.

Nada más lejos de la realidad, para desgracia de las 24 selecciones que el próximo 21 de junio empezarán a jugarse la Copa de África a pocos kilómetros de la sede central de la CAF.

Ahmad no sólo no ha sacado del plano a la multinacional audiovisual francesa, invalidando los contratos firmados ilícitamente con su antecesor, sino que ha dilatado conscientemente las negociaciones para revisarlos y actualizar el monto económico que deberán percibir los equipos participantes en el torneo continental, al haber pasado éstos de 16 a los 24 de la presente edición.

De nada ha servido el llamado Comité Estratégico que el expresidente de la Federación de Madagascar creó al poco de tomar mando en plaza con la intención de revisar y renegociar los contratos y atender las demandas del canal egipcio que se vio perjudicado directamente por la concesión fraudulenta de los derechos de retransmisión de las competiciones continentales a Lagardère.

Sus tres miembros, pertenecientes a su círculo más cercano, se han dedicado a dar largas a todos los actores implicados en el conflicto en las reuniones mantenidas en Casablanca, París, Dakar y Rabat.

La comisión de negociación ha hecho caso omiso sistemáticamente a las propuestas presentadas tras dichos cónclaves por los egipcios y el COMESA para tratar de destrabar el problema y hacer un reparto equitativo de la tarta televisiva.

Mientras tanto, el controvertido Ahmad se ha dedicado ha estrechar lazos con Lagardère y su director general en África, Idriss Akki, con quien incluso acaba de realizar la Omra (peregrinación a la Mecca), en un viaje cuyos gastos, se sospecha, han corrido a cargo de la entidad que preside el dirigente malgache.

El presidente de la CAF, el malgache Ahmad Ahmad.  Foto: @OSSAMA ABD ELNABY

El presidente de la CAF, el malgache Ahmad Ahmad. Foto: @OSSAMA ABD ELNABY

El alargamiento injustificado del conflicto audiovisual va a afectar indefectiblemente a la inminente Copa de África (CAN), que se celebrará del 21 de junio al 19 de julio en Egipto. Los países participantes en el evento deportivo más relevante del continente negro confiaban en que la cuestión de determinar el valor financiero real de la CAN se resolvería una vez aumentado el número de selecciones de 16 a 24, es decir, de 32 a 52 partidos.

Pero esa sospechosa complicidad entre la CAF y Lagardère se ha empecinado en no sacarlo adelante, con el consiguiente perjuicio económico para los protagonistas. Los derechos del torneo, valorados en USD 55 millones (de los cuales 40 millones corresponden únicamente a derechos de televisión), no se han modificado, aunque el artículo 9.5 del contrato de la CAF con Lagardère ofrece la posibilidad de subir el valor monetario después de aumentar el número de equipos.

Sin embargo, la compañía gala ignora dicha cláusula, en tanto que a Ahmad tampoco le importa demasiado que se aplique, como es menester. Se estima que el valor real de los derechos audiovisuales de Egipto 2019 alcanzará los USD 100 millones, toda vez que se ha aumentado el número de partidos y también por el hecho de haber trasladado la competición de invierno a verano, agregándola así un valor de marketing adicional, puesto que ya no coincidirá con los campeonatos domésticos europeos.

En este sentido, merece la pena reseñar que Egipto es de largo la nación más afectada por la falta de acción de la CAF. Su participación fija en los ingresos del torneo asciende al 20% del total del pastel. En otras palabras, que si no se corrige el actual contrato, los ‘Faraones’ percibirán USD 10 millones, en lugar de 20.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)