Cómo funciona el transporte público en Quito la tard…
Policía se despliega en intersección de avs. 6 de Di…
Pedido de destitución de Lasso se debatirá en la Asa…
Comuneros de Cotapaxi nombraron a su propio ‘G…
Moradores de San Antonio piden justicia para Eduardo…
Uso progresivo de la fuerza, en debate tras cadena n…
Guillermo Lasso: La intención real del Sr. Iza es el…
Un muerto y dos menores heridos en balacera en Guayaquil

FIFA rechaza plan secreto para que árbitros sean más indulgentes

Una tarjeta amarilla en el Mundial de fútbol de Brasil. Foto: AFP

Una tarjeta amarilla en el Mundial de fútbol de Brasil. Foto: AFP

.log-gg{
width:20%;
}
.log-gg img{
padding-right: 10px;
}

La FIFA rechazó hoy 7 de julio tajantemente la existencia de un “plan secreto” para que los árbitros del Mundial de fútbol de Brasil sean más indulgentes con las faltas y las tarjetas amarillas.

“La sola idea de que pueda haber un plan secreto es absurda”, sentenció el director de medios de la FIFA, Walter de Gregorio, rechazando un informe del diario alemán Bild , que hizo mención a un plan de esa índole.

Según Bild , el jefe de árbitros de la FIFA, Massimo Busacca, dio la directiva de que los colegiados debían ser más indulgentes con las tarjetas amarillas. Y eso de alguna manera provocó indirectamente que Neymar sufriera una fractura de vértebra en un choque, señala el diario alemán.

“La acusación de que la FIFA está arriesgando a los jugadores como Neymar es inaceptable”, dijo De Gregorio. “Se puede cuestionar cada decisión de un árbitro. Eso es normal y parte del juego, pero no podemos aceptar ese informe de que se trata de un plan oculto de la FIFA”, agregó.

“Estamos para proteger a nuestros jugadores. ¿Qué interés podríamos tener en poner en riesgo a nuestros jugadores para tener un mejor espectáculo? Es una acusación que no podemos aceptar“, advirtió De Gregorio. “Si Neymar no disputa la final o la semifinal es malo para nosotros”. Brasil 2014 ha tenido hasta ahora el menor número de tarjetas desde el Mundial de México 1986. En promedio se ha sacado una tarjeta menos por partido que en Sudáfrica 2010.