Estas son las restricciones del Pico y placa del 24 …
Si tiene infección respiratoria aguda es preferible …
Sucre, ‘el bellaco’ para las fuerzas realistas
Seis visiones sobre la Independencia
Las mujeres lucharon desde diversas trincheras para …
Generación de empleo, tarea pendiente del Gobierno e…
Desgaste de capital político, tras primer año de Lasso
Seguridad ciudadana: La deuda pendiente del Gobierno…

Puerta grande para Nazaré y oreja al valor de Galván

Antonio Nazaré salió por la puerta grande y David Galván cortó una oreja, como resultado artístico de la segunda y última corrida de la Feria de Ambato 2014.

Con media plaza se lidiaron siete toros de Vistahermosa, se destacaron por su clase y nobleza el segundo, tercero y sexto. Actuaron también los nacionales Juan Francisco Hinojosa, que saludó una ovación, y el rejoneador Sebastián Peñaherrera.

Desafortunado estuvo el caballista con un buen primer toro, mató mal y escuchó avisos y opiniones divididas al salir al tercio.

El ambateño Hinojosa dio algunas tandas con la mano derecha a su noble primero, un gran toro y fue jaleado en algunas series por ese pitón. Mató mal y saludó desde el tercio. En su segundo insistió por el pitón derecho.

Antonio Nazaré, de Dos Hermanas, Sevilla dejó huela de temple, arte y personalidad en dos faenas de clase y torería con el mejor lote de la tarde. Las verónicas, un superior quite por chicuelinas, los naturales de su primero y las series con ambas manos del segundo, dejaron una grata tarjeta de presentación en Ecuador. Dio la vuelta al ruedo en su primero y cortó dos orejas de su segundo y se fue a hombros de la plaza.

David Galván, de la Isla de San Fernando, Cádiz, dio una espartina muestra de valor con un lote imposible y complicado. Muy buenos muletazos por el pitón derecho y dos fuertes volteretas, espeluznantes, se llevó para pasar a los servicios médicos. Salió dispuesto y valiente con el último de la tarde y regaló estupendas series de derechazos entre las ovaciones generales, nueva voltereta aparatosa, otra tanda con la mano derecha y lasernistas finales y, pese a que mató de dos estocadas tendidas, cortó una oreja pedida por los espectadores que aplaudieron su valor sin par.

El torilero Ernesto Guillén se despidió tras 54 años de labor con un homenaje de sus compañeros y las cuadrillas.