12 de July de 2012 14:50

"Fundi", triunfo y susto en su adiós a Pamplona, y raza y oficio del "Juli"

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El diestro José Pedro Prados "El Fundi" cortó hoy una oreja en la tarde de su adiós en Pamplona (norte de España), donde fue volteado también sin consecuencias, y Julián López "El Juli" paseó también un apéndice gracias a una faena de raza y oficio.

FICHA DEL FESTEJO

Toros de Victoriano del Río, primero, tercero, cuarto y quinto con el hierro de Toros de Cortés, desigualmente presentados, algunos incluso pobres de presencia. Corrida baja de raza y deslucida.

José Pedro Prados "El Fundi": estocada desprendida (oreja); y dos pinchazos y casi entera (ovación tras aviso). Julián López "El Juli": estocada desprendida y descabello (silencio); y pinchazo y estocada desprendida (oreja).

Sebastián Castella: media tendida (gran ovación tras petición); y cuatro pinchazos y media (silencio tras aviso). La plaza tuvo el lleno de "no hay billetes" de cada día en tarde agradable.


VICTORIANO DEL RÍO NO PASA LA PRUEBA "SANFERMINERA"
Los toros que ha traído a Pamplona Victoriano del Río este año se han comportado de forma muy diferente en la calle y en la plaza. Por la mañana, en el encierro, tuvieron brío y fortaleza, corriendo con velocidad. Por la tarde, en el ruedo, no han tenido tanta movilidad, ni ritmo, ni mucho menos profundidad.

Los ha habido que escondían también su "guasita", que se hizo presente en varios momentos, como cuando "Fundi" entraba a matar por segunda vez al cuarto, zarandeándole en el aire y buscándole en el suelo con notable saña.

A Álvaro Montes, banderillero del "Juli", le persiguió el quinto a la salida de un par, "haciéndole hilo", sin atender los capotes que le salían al paso, hasta obligarse a tirarse de cabeza al callejón. Y a Castella también se lo quiso llevar por delante el sexto al atacar con la espada por primera vez.

Y si al final no se cuentan más cosas en contra de los toros es también por el buen oficio de los toreros.

Una de las pocas excepciones del encierro fue el primero, toro con movilidad, que tomó los engaños humillado y con cierta dulzura en las embestidas. Metía bien la cara pero con las fuerzas justas, lo que quiere decir que le faltó fondo.

"Fundi", que lo toreó muy bien con el capote, pausado y ganándole terreno, lo entendió también con la muleta en una faena limpia, ligada y hasta con empaque, aunque por las características apuntadas del astado hubo más elegancia que profundidad.

Cortó una oreja, que viene a ser un buen reconocimiento a su carrera ahora que está en temporada de despedida, y la corrida de hoy era el adiós a esta plaza.

El torero de Fuenlabrada tuvo el bonito detalle de brindar el cuarto, toro de la despedida, a Sergio Sánchez, torero de la tierra ya retirado, con el que compartió muchas tardes de peleas y triunfos.

No estuvo el toro a la altura de la dedicatoria, con un molesto cabeceo y sin voluntad de embestir. A pesar de todo tuvo suerte "Fundi" de salir indemne en la espeluznante voltereta que le pegó el toro cuando ya estaba todo decidido, en la suerte suprema.

El primer toro del "Juli", aparentemente bobalicón, tuvo muchas carencias, mansito en los tres tercios y punteando mucho los engaños. Toro gazapón y muy molesto, con el que "Juli" puso voluntad pero sin llegar a interesar.

El quinto, otra de las pocas excepciones, tuvo un buen pitón derecho, por donde "El Juli" se empleó poniendo suavidad y temple, y sobre todo mucho aguante.

El final de arrimón en un ambiente de frenesí, con los tendidos de las peñas coreando "Juli,Juli..." mientras iban y venían pases de aquí para allá y otra vez para acá en un palmo de terreno, fue definitivo para pasear la oreja pese al pinchazo previo a la estocada.

A Castella le disimuló "el palco" la oreja del tercero tras una faena que tuvo interés en lo poco que duró el toro, de muletazos limpios y bien hilvanados, aunque quizá le faltaba al astado un tranco más en su cansina embestida.

Lo cierto es que hubo más silbidos que pañuelos para pedir la oreja, que finalmente no concedió la señora presidenta.

El sexto fue un toro brutote que apenas quería pasar. Castella hizo el esfuerzo a base de pases inacabados, o lo que es lo mismo, sin poder armar faena.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)