3 de septiembre de 2020 19:57

Gustavo Cevallos buscará la altimetría del Everest, en un desafío extremo en el Pichincha

El guía de montaña ecuatoriano Gustavo Cevallos se planteó el desafío de subir 15 veces consecutivas hasta las antes del Pichincha, en Quito, para conseguir la altimetría del monte Everest. Fotos: cortesía del deportista

El guía de montaña ecuatoriano Gustavo Cevallos se planteó el desafío de subir 15 veces consecutivas hasta las antes del Pichincha, en Quito, para conseguir la altimetría del monte Everest. Fotos: cortesía del deportista

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
Carlos Augusto Rojas
rojasc@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En los últimos dos años, el montañista ecuatoriano Gustavo Cevallos priorizó su preparación para intentar un arriesgado ascenso al monte Everest, sin la asistencia de oxígeno suplementario. Se encontraba preparado, tenía comprados los pasajes aéreos y lista toda su planificación para intentar en el pasado mes de abril la cumbre más alta de todas, a 8848 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, por la pandemia del covid-19, este intrépido guía de montaña debió postergar ese sueño. Con la expedición truncada, el quiteño no se desanimó y se ideó un exigente desafío para aprovechar su entrenamiento físico y mental. Es así que este viernes 4 de septiembre del 2020, precisamente en el día que cumple 36 años, buscará “realizar el primer ‘Everesting’ a pie del país. Esto es básicamente un reto que viene del ciclismo, pero muy poca gente lo ha intentado a pie. Creo que soy la primera persona en realizarlo en Ecuador”, contó vía telefónica.

El ‘Everesting’ consiste en conseguir en una sola jornada el desnivel acumulado del Everest. Es decir, Cevallos correrá en las faldas del Pichincha una y otra vez hasta alcanzar esa mítica marca de 8848 metros (contando solo las subidas). Lo espera completar entre 27 y 30 horas, de manera consecutiva. Su reto empezará a las 09:00 y espera finalizar en la tarde del sábado 5 de septiembre. 

El guía de montaña ecuatoriano Gustavo Cevallos se planteó el desafío de subir 15 veces consecutivas hasta las antes del Pichincha, en Quito, para conseguir la altimetría del monte Everest. Fotos: cortesía del deportista

Entre las reglas del desafío está realizar el ascenso en una misma subida, el número de veces necesarias para cumplir con la altura del Everest. Es un tema más de altimetría que de distancia, aunque para cumplir con su meta deberá ascender 15 veces hasta las antenas en el Pichincha, lo que será el equivalente a 9225 metros.

Cevallos pretende subir a pie, a la mayor velocidad posible, y luego bajar en bicicleta para un total de 260 km entre correr y ciclear (130 km solo de cuesta). “No se trata solo de acabar. Es un exigente desafío deportivo que intentaré hacerlo en el menor tiempo posible”, asegura el corredor, ganador en dos ocasiones anteriores de la carrera de ultradistancia La Misión, en Argentina. “En realidad me siento mejor en las distancias largas y por eso también me lo planteé en el Pichincha, para poder correr en la naturaleza.”

El guía de montaña ecuatoriano Gustavo Cevallos se planteó el desafío de subir 15 veces consecutivas hasta las antes del Pichincha, en Quito, para conseguir la altimetría del monte Everest. Fotos: cortesía del deportista


Un reto con fin social
El deportista que intentará llegar a la cima del Everest en el 2021 o en el 2022, se puso en contacto con la ONG Invitados a Colaborar y con su competencia en el Pichincha apoyará en un proyecto para donar ortoprótesis a personas que lo requieren. “Este proyecto me llamó mucho la atención, porque no es solo entregar una prótesis. Es realmente cambiar la vida de una persona, es darle la posibilidad de mejorar su calidad de vida y hacer ejercicio”, asegura.

Como parte de este desafío se han habilitado plataformas para realizar donaciones, de cualquier valor monetario. Lo recaudado servirá para apoyar a esta organización https://acolaborarsj.org.

“Con este desafío esperamos conectar al deporte como un actor social de aporte y cambio. Al final, el deporte puede ser un agente transformador”, asegura Cevallos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)