Museo de la Memoria, nueve años de olvido y de indif…
La poke-alcaldía
El aceite es el ícono de la inflación en el país
Desde el 2019 se autorizaron 44 compras o fusiones d…
16 escuelas del milenio, con tarea inconclusa
Pikachú, origen de un debate sobre arte urbano en pl…
Video revela que Glas ordenó liberar la venta de com…
Universitarios de Manta dan una paliza a un supuesto…

España ya está en Río de Janeiro en busca de resurreción ante Chile

Los jugadores de la selección de España Iker Casillas (de espaldas), Raul Albiol (2-i), Juan Mata (c), Andrés Iniesta (i) y David Silva (d) participan en un entrenamiento hoy, martes 10 de junio de 2014, en el Centro de Entrenamiento Caju en Curitiba (Br

Los jugadores de la selección de España Iker Casillas (de espaldas), Raul Albiol (2-i), Juan Mata (c), Andrés Iniesta (i) y David Silva (d) participan en un entrenamiento hoy, martes 10 de junio de 2014, en el Centro de Entrenamiento Caju en Curitiba (Br

Los jugadores de la selección de España Iker Casillas (de espaldas), Raul Albiol (2-i), Juan Mata (c), Andrés Iniesta (i) y David Silva (d) participan en un entrenamiento.  Foto: EFE

.log-gg{

width:20%;

}

.log-gg img{

padding-right: 10px;

}

España llegó hoy a Río de Janeiro para enfrentarse el miércoles, 18 de junio, a Chile en el estadio Maracaná, donde buscará la resurrección futbolística tras debutar con una derrota por 5-1 ante Holanda en el Mundial de Brasil.

La selección dirigida por Vicente del Bosque necesita una victoria en la segunda jornada del Grupo B para seguir aspirando a clasificarse a los octavos de final del torneo.

La selección dirigida por Vicente del Bosque se alojará en el hotel Sheraton durante tres noches antes de regresar el jueves a su cuartel general de Curitiba, donde cerrará la primera fase con un duelo ante Australia el lunes. Además de reconocer el césped del Maracaná, técnicos y jugadores de España y Chile antenderán mañana a la prensa en el mítico estadio carioca, sede de la final del campeonato el 13 de julio.

España volverá a jugar en el Maracaná después de la derrota que sufrió hace un año por 3-0 ante Brasil en la final de la Copa Confederaciones.