15 de abril de 2019 00:00

DT Universidad Católica: ‘Hay que formar buenas personas’

Foto: David Paredes/ EL COMERCIO.

Foto: David Paredes/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 21
David Paredes
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Quemar tiempo y fingir faltas se ha vuelto común en el fútbol. Sus jugadores tratan de contrarrestar esas actitudes en la cancha. ¿Qué les inculca?

Lo que busco siempre es dignificar la profesión. Los entrenadores tenemos que sacar ventaja al rival con el juego. Que los partidos de 90 minutos no se jueguen 55, que es lo que se disputa normalmente, sino que sean de 70 y 75 minutos. Se pierde mucho tiempo fingiendo. Los jugadores se botan al piso simulando calambres. Demoran el juego y eso al espectáculo no le hace bien. El hincha paga un boleto y hay que respetarlo. Dentro de los valores que les he pedido a los muchachos está sacar rápido, apurar el juego. Cuando estamos ganando, bajamos el ritmo del partido, teniendo la pelota.

¿Por qué en las divisiones formativas los jóvenes también fingen?

Lo vi el año pasado en un partido de la Reserva de Católica. Jugó contra un equipo que no es de Quito. Faltando 15 minutos se empezaron a botar al piso. Al principio fueron dos, después fueron cuatro, que fingieron estar lesionados. Al final empataron. Pero esas actitudes son lamentables. En las etapas de formación no se les está enseñando la honestidad, respeto, el saber competir, ganar y perder y el manejo de la frustración. Cuando lleguen al equipo de Primera van a tener esas mañas. Hay que formar, trabajar la parte humana y luego la futbolística.

¿Cómo lograr que los jugadores de experiencia asimilen estos mensajes?

Con el ejemplo del entrenador. Puedo decir cosas muy bonitas, pero si los jugadores me ven actuando de otra forma, estoy yendo en contravía. No hay que mentirle al futbolista. Hay que mirarlos a los ojos y ser transparente. Ellos ya saben con una simple mirada que es lo que quiere el entrenador y qué actitudes son incorrectas. Prefiero corregir las veces que sean necesarias a dejar pasar esos problemas.

¿A sus jugadores les costó asimilar sus normas?

Al principio costó. Primero había que conocerlos. Hice un diagnóstico completo y luego armé unas normas de disciplina. Entendieron que había que ser cumplidos con los horarios y respetar códigos y normas.

¿Cuáles son sus normas?

Ellos saben que no pueden entrar a la cancha con aretes y joyas a un partido. En el entrenamiento tampoco lo pueden hacer. Todos usan canilleras en el entrenamiento, porque es una obligación usarlas en el partido. Deben llegar temprano. Les explico que si llegan tarde a una jugada, nos pueden hacer un gol. Hoy, puedo asegurar que en Católica no hay problemas de disciplina. Este es un equipo de valores, desde la gente administrativa hasta los trabajadores.

¿Estas normas se replican en las formativas?

Es una alegría tremenda saber que estamos cimentando bases en las formativas. El trabajo de Marcelo Romano se basa en la formación integral. El otro día vi, en un partido de las juveniles, que un jugador salía enojado y haciendo ‘pataletas’ porque lo cambiaban. Esperé que terminara el partido y lo llamé a la oficina. Le dije que debía respetar a sus compañeros y a su entrenador. Esas actitudes surgen porque las observan en jugadores profesionales.

¿Busca institucionalizar estas normas?

Totalmente. Que sea política institucional. Es algo que nos nace, porque es en beneficio de Universidad Católica y del fútbol ecuatoriano. Si nos van a mirar, que sea porque nos sabemos comportar fuera de las canchas. Cuando me contactaron para contratarme sentí empatía por esto y en buena hora podemos hacer este tipo de trabajos.

Universidad Católica es uno de los clubes más goleadores del Campeonato. ¿Las normas disciplinarias han ayudado a lograr este juego?

Ayudan. Al que es buen ser humano le va bien en la vida. Estamos viendo una respuesta positiva a la idea que inculcamos, que plasmamos en un video, en una pizarra, en la cancha y en seducir a los jugadores con nuestro mensaje. El mensaje de los entrenadores debe ser muy claro para ser aceptado. Hoy, ser futbolista es más difícil. Vivimos en un mundo con demasiada tecnología y poca comunicación. En Católica es fundamental conocernos entre todos.

¿Qué normas deben cumplir los jugadores en el uso de la tecnología?

Se apagan los celulares durante las cenas y las comidas. Nada de celulares en la cancha y en el camerino. Solo sirve para poner música y amenizar el ambiente.

¿Cuál es su método para enseñar valores a sus jugadores?

Antes del entrenamiento hablamos de situaciones que pasan en el fútbol ecuatoriano o mundial. Hablamos de los jugadores que quisieron sacar rápido el balón para tener ventaja e hicieron trampa. Las charlas técnicas siempre las terminamos con videos de vida, de trabajo en equipo, superación personal. Hay muchos ejemplos en el boxeo, el baloncesto y hasta en el automovilismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)