5 de marzo de 2020 00:00

El Deportivo Cuenca renovó su plantilla para la Superliga femenina 

La mediocampista Priscila Quituisaca domina el balón en un entrenamiento de la plantilla del Deportivo Cuenca. Fotos: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

La mediocampista Priscila Quituisaca domina el balón en un entrenamiento de la plantilla del Deportivo Cuenca. Fotos: Manuel Quizhpe/EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Manuel Quizhpe. Redactor (D)
mquizhpe@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Priscila Quituisaca se propuso para este año ser titular en el equipo femenino del Deportivo Cuenca. Con ese propósito se alejó temporalmente de su profesión: es geriatra, para dedicarse por completo al fútbol. Su familia la respaldó incondicionalmente.

La temporada pasada jugó pocos partidos porque no se entrenó a la par con sus compañeras. De 07:30 a 13:00 se dedicaba al cuidado de una persona de la tercera edad y solo asistía para la jornada vespertina. A su criterio, eso hizo que las posibilidades de ganarse la titularidad disminuyeran.

Igual decisión tomó cuando tuvo que priorizar sus estudios. Durante tres años dejó el fútbol hasta obtener el título de Tecnóloga en Geriatría, en el Instituto American College. Ese tiempo se radicó en Cuenca, puesto que ella es del cantón Girón, ubicado a 36 kilómetros de la capital azuaya.

La volante de contención se inclinó por la geriatría al constatar que su abuelo Víctor Quituisaca, fallecido hace tres años, no era bien tratado en las casas asistenciales. “En los hospitales no recibía el trato que se merecía”.
Su profesión la permite ser solidaria. “Cuidar a una persona mayor es como devolver lo que ellos hicieron por nosotros. Eso me ayudó a crecer como persona”.

Priscila, de 25 años, sabe que debe aprovechar la oportunidad de jugar en un club profesional y por eso está dedicada por completo a esta actividad.
Ella es una de las sobrevivientes del equipo campeón del año pasado.

Priscila, hace dos años, se graduó como geriatra, pero siete meses antes de matricularse en el Instituto ya trabajaba con adultos mayores. En ese entonces, laboraba de 07:00 a 18:00 y estudiaba de 19:00 a 22:00. Durante los estudios, extrañaba las canchas y solo jugaba los fines de semana.

Quituisaca sigue de cerca a Alex Morgan, estrella de la selección femenina de Estados Unidos, y a Lionel Messi, de Argentina. Revisa con frecuencia las jugadas que suelen hacer sus ídolos.

Desde los 16 años, la futbolista gironense se acostumbró a recorrer 72 kilómetros en bus entre su cantón y Cuenca, ida y vuelta. A los 17 años recibió su primera convocatoria para la selección del Azuay. Durante cuatro años jugó en Ñustas y un año reforzó a Atlético Júnior, ambos de Cuenca.
Sus primeros consejos del fútbol los recibió de su papá Luis, quien es entrenador de fútbol de categorías menores en equipos de Girón.

Guido Guillermo fue su técnico en Atlético Júnior. Él la define como una persona amable, responsable y apasionada por el fútbol. “Es una volante de marca técnica, inteligente y atrevida al momento de atacar. Por sus características individuales es un aporte importante para cualquier equipo”.
Para no llegar tarde a los entrenamientos, sale de su domicilio con una hora y media de anticipación. Toma dos buses para acercarse a la cancha de la Brigada de Artillería Portete, en donde entrena el plantel.

‘Pili’, como la conocen sus amigas, se muestra agradecida con la entrenadora Wendy Villón y sus excompañeras Madelin Riera y Érika Gracia. “Gané mucha experiencia con ellas y espero ponerlo en práctica en este año”. Ella está convencida que tendrá más oportunidades con relación al 2019.

Quituisaca confiesa que es una persona apasionada del fútbol y de la geriatría, que sería ideal realizar las dos actividades. Sin embargo, al no ser factible espera cumplir su reto de ser titular en el Cuenca.

La DT y los refuerzos
La dirigencia planificó para este miércoles 11 la presentación del plantel del equipo que jugará la Superliga, desde este 14 de marzo.

El club tuvo que renovar su plantel con jugadoras locales y otras que llegaron de clubes de Pichincha, Guayas y El Oro. A inicios de año se fueron 10 futbolistas de la plantilla que obtuvo el título de campeón de la Superliga, el 2019.

Esta temporada llegaron Odhalis Garcés (arquera), Scarlett Moreno (defensa) y Michelle Cordero (delantera), de 21, 18 y 23 años, en ese orden. Ellas militaron la temporada pasada en América de Quito, Emelec y Barcelona.

La entrenadora del equipo es Paulina Pino. Sus colaboradores son: Leonardo Vanegas, asistente técnico; Diego Zhañay, preparador físico; Luis Urgilés, preparador de arqueros; e Ivonne Montaleza, psicóloga.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)