Una menor de 8 años murió arrastrada por el río Bobo…
En Imbabura se alista un nuevo curso internacional p…
Cuenca mantiene alta demanda en pasaportes y cédulas
El cacao de Santo Domingo de los Tsáchilas se va a M…
Acnur y el gobierno de Ecuador definen el mecanismo …
Universidades regresan a clases presenciales en medi…
Juan Pablo Albán es elegido miembro del Comité de De…
La pandemia aumentó vulnerabilidad de los niños en Ecuador

Dos atléticos deportistas tuvieron un drástico cambio físico después de superar el covid-19

El estadounidense Mike Schultz ha realizado publicaciones del cambio de su cuerpo, tras pasar hospitalizado. Foto de la cuenta de Instagram thebearded_nurse

El estadounidense Mike Schultz ha realizado publicaciones del cambio de su cuerpo, tras pasar hospitalizado. Foto de la cuenta de Instagram thebearded_nurse

El estadounidense Mike Schultz ha realizado publicaciones del cambio de su cuerpo, tras pasar hospitalizado. Foto de la cuenta de Instagram thebearded_nurse

Ahmad Ayyad y Mike Shultz son dos deportistas que al contraer el covid-19, vieron cómo su cuerpo padeció los efectos negativos del mismo durante la enfermedad. Ambos han dado testimonio sobre su experiencia con el virus.

Desde el inicio de la emergencia sanitaria se creía que las personas con alguna complicación médica previa eran más propensas a padecer los efectos del virus. Los deportistas, en cambio, tenían menos riesgo de padecer complicaciones mayores debido a su condición producto de la actividad física constante.

Sin embargo, los casos de Ahmad Ayyad y Mike Schultz, dos activos deportistas residentes en EE.UU. que contrajeron el virus y cuyos efectos negativos son notorios, evidenciaron que hasta los atletas están expuestos a padecer efectos severos por causa del covid-19.

Ayyad, de 40 años, es dueño de su propio restaurante. Amante de los deportes, a más de tomar clases de boxeo y baloncesto durante la semana, competía en carreras de obstáculos.

Al dar positivo por covid-19 fue internado en el hospital Jonhs Hopkins, en Baltimore (EE.UU.). Debido a la gravedad de su estado, fue inducido al coma y conectado a un respirador.

Ver esta publicación en Instagram

Three weeks ago I woke up, 60lbs lighter, and reached for my phone to find 1,000 text messages of prayers. I had no clue what they were for. The last thing I could remember was walking into to the hospital because I thought I had the flu. My college friend Omar, a doctor in the hospital, sat by my bedside and explained everything that happened to me. I’d spent 25 days in an induced coma, with doctors informing my parents that I probably wouldn’t make through each night. I did have the flu, then contracted #covid19, and finally was infected with pneumonia. Miraculously, I survived. I thank God for my recovery. And I thank the strength and prayers of my parents, family, and friends. Thank you for your 1,000 prayers because without them i don’t think I would have made it. Special thanks to @deenasr for calling the hospital every night with my parents to check up on me, to help ease the pain and give my parents hope that I would make it out. Love you Doonz! #thankyou #beatcovid19 #hamdillah #survivor #thankgod #coronavirus #johnhopkinshospital #alive #breathe

Una publicación compartida de Ahmad Ayyad (@ahmadbird) el

Después de permanecer 25 días en coma inducido, su condición física cambió. Perdió 27 kg de peso corporal y sufrió daños en pulmones y corazón. Al despertar, tuvo dificultades para comunicarse, respirar e ingerir alimentos.

“Uno piensa que es una gripe exagerada y no la va a contraer”, dijo Ayyad en WMAR 2 News. Luego añadió que al ser tan activo no creyó que podía llegar a contagiarse.

Ayyad dio negativo el 22 de abril del 2020, y regresó a casa para retomar sus actividades cotidianas. Continuó ejercitándose y, para finales de junio, recuperó un poco más de 20 kg.

“Lo conseguí y sobreviví, y todavía estoy aterrorizado (…) Me preocupa mucho ver a la gente tomar esto a la ligera”, sostuvo.

Un caso similar lo vivió Mike Schultz, de 43 años. Enfermero en San Francisco y atleta, tras un viaje a Boston en compañía de su pareja, el DJ Josh Hebblethwaite, se contagió de covid-19.

“A pocos días de llegar a Boston tenía fiebre muy alta y mis pulmones estaban llenos de líquido”, comentó para BuzzFeed News. El 16 de marzo fue hospitalizado y permaneció entubado durante seis semanas.

Al despertar se percató haber perdido 23 kg. Actividades como tomar su celular y capturar una fotografía eran muy demandantes para él. Pero consideró necesario dar testimonio sobre su experiencia con el virus.

Por ello posteó en sus redes sociales una fotografía suya antes y después de la enfermedad. Las imágenes recorrieron el mundo y provocaron un gran impacto. “Quería demostrar que puede pasarle a cualquiera (…) no importa si usted es joven o viejo, tenga condiciones preexistentes o no. Este virus puede afectarlo”, advirtió.

Ver esta publicación en Instagram

#SBLIV #Miami

Una publicación compartida de Ahmad Ayyad (@ahmadbird) el