5 de agosto de 2019 00:00

Daniel Pintado remató al final y ganó el oro en los Panamericanos

El crédito ecuatoriano no era uno de los favoritos, pero logró imponerse en Lima. Foto: EFE.

El crédito ecuatoriano no era uno de los favoritos, pero logró imponerse en Lima. Foto: EFE.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 30
Martha Córdova
Desde Lima (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Gritó porque ganó, también porque el camino para llegar a Lima estuvo repleto de obstáculos, de desconfianzas, de inseguridades. Ayer (4 de agosto del 2019) Daniel Pintado se coronó campeón de los Juegos Panamericanos en los 20 km marcha, una prueba llena de historia y victorias para el deporte nacional.

El azuayo alcanzó la medalla de oro, tras un remate espectacular. Con un registro de 1 hora, 21 minutos y 51 segundos (01:21.51) alcanzó el título en los Juegos Lima 2019.

El monarca panamericano dejó atrás al brasileño Ciao Oliveira de Sena, que fue segundo con 01:21.57 y al guatemalteco José Alejandro Barrondo, que ingresó tercero con el mismo tiempo. La ubicación se definió por ‘fotofinish’. El otro ecuatoriano, Mauricio Arteaga, logró el cuarto puesto con 01:22.23, delante del canadiense Evan Dunfee (01:22.27), quien había ganado la prueba en los Juegos anteriores, en Toronto 2015.

Del kilómetro 17 al 19 venían los tres punteros juntos, sin conceder tregua en una pelea intensa por adueñarse de la medalla de oro. Sin embargo, en los 500 metros finales, Pintado aceleró el paso, pero sus rivales no reaccionaron, se quedaron, no tuvieron fuerza para seguir el ritmo del azuayo que fue al encuentro con la gloria.

De esta forma, el andarín azuayo ganó los 20 kilómetros marcha, la prueba en la que Ecuador logró los títulos en 1995, 2003 y 2007 con Jefferson Pérez. El anunciador oficial de la competencia, durante la hora y 20 minutos que duró la prueba, repetía y repetía ese antecedente porque los ecuatorianos no lucían en la lista de favoritos.

Los colombianos aguardaban que Eider Arévalo, el campeón del mundo de la distancia en 2017, logre el título, pero en el kilómetro 14 se retiró.

El guatemalteco Barrondo llegó a Lima como el atleta con el mejor registro del año. En el Gran Premio de La Coruña, realizado en mayo pasado, marcó 01:19.55, donde Pintado caminó en 01:20.44. El centroamericano, en el minuto decisivo, no supo cómo definir.

Pintado ya sabía de la condición del brasileño Ciao porque se entrenó en Cuenca antes de venir a los Panamericanos de Lima. Así, el flamante campeón analizó todos esos aspectos para diseñar su estrategia de competencia y apostar a ganar.

“Mi entrenador, Julio Chuqui, siempre hizo énfasis en el remate. Era mi falencia, porque pese a sentirme fuerte, no lo hacía bien. Recordé las palabras que me repetía en los entrenamientos. ‘No sirve si no lo haces, dale, dale; repite, repite’”. El sábado estuvieron en contacto vía telefónica porque Chuqui no fue incluido en la lista oficial para los Panamericanos.

En la meta, Pintado, de 24 años, se tomó algunos minutos para digerir lo que había hecho. Recordó a su familia, a su hijo que le regaló una cadena de oro con un crucifijo, que siempre se coloca para competir.

El campeón también se acordó de su madre, quien le pide agradecer a Dios en los triunfos y en las derrotas. De su esposa, de sus hermanas, “porque siempre están ahí, conmigo”.

Recuerda que, el año pasado, después de ganar la medalla de oro en los Juegos Bolivarianos, se clasificó a estos Panamericanos, pero la Federación Ecuatoriana de Atletismo casi le retira el cupo porque este año no había logrado mantener un alto rendimiento.

En abril, en el Gran Premio Río Maio en Portugal, no pudo terminar la competencia. En el Challenger de México, llegó en puesto 15 y en lo que fue su última oportunidad, en La Coruña, llegó en puesto 15, pero su tiempo fue el mejor en su carrera deportiva.

“Perdí la confianza de algunos dirigentes. Tuvimos que hacer un largo trabajo de preparación, me alejé de mi familia para completar este proceso”.

Espera, después de esta medalla y tras su participación en el Mundial de Atletismo en Doha, empezar su preparación para los Juegos Olímpicos, pues ya tiene la marca de clasificación. “Nos encanta marchar. Es parte de nuestra vida”, continuó el marchista, quien no dudó en calificar a Jefferson Pérez como “un referente, el mejor de la historia”.

En la competencia femenina, la tricolor Karla Jaramillo quedó en octavo puesto con un tiempo de 1:33:54. En cambio, Magaly Bonilla fue descalificada. La colombiana Sandra Arenas (1:28:03) fue la ganadora.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)