Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 16 de junio del 2021
Todas las vacunas contra el covid-19 evitan la muert…
María Cristina se volvió la razón por la que su fami…
Un tallador de 98 años es el ícono de Cuenca
Importaciones crecieron 13% hasta abril de este 2021
En 7 consultas, el Tribunal Contencioso Electoral an…
El covid-19 activó el trabajo comunitario en el Comi…
Israel lanza nuevos ataques aéreos sobre Gaza

El coronavirus es una ‘amenaza casi existencial’ para el fútbol femenino según Fifpro

Copa America de futbol Femenino. En la foto:  Andressa Alves Da Silva. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Copa America de futbol Femenino. En la foto: Andressa Alves Da Silva. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Andressa Alves Da Silva, seleccionada de Brasil. Foto: Archivo / EL COMERCIO

La pandemia de covid-19, que ha parado todas las competiciones, representa “una amenaza casi existencial” para la economía frágil del fútbol , alertó este jueves 16 de abril del 2020 la Fifpro, el sindicato mundial de jugadores profesionales.

“La situación actual es susceptible de constituir una amenaza casi existencial para el fútbol femenino si ninguna medida es tomada para proteger su economía ” , escribe la instancia en un comunicado.

La Fifpro apunta con el dedo las incertidumbres alrededor de un ecosistema fragilizado por el “desarrollo menor de las ligas profesionales, los bajos salarios, las pocas oportunidades y las desigualdades en cuanto a patrocinadores e inversiones”.

La crisis provocada por el nuevo coronavirus levanta sombrías dudas en las futbolistas, abunda la Fifpro, citando las ligadas a la salud mental y física.

“Para ser sincera, todas nos sentimos amenazadas. Hay muchas incertidumbres. ¿Quién sabe lo que el futuro nos deparará? Es un momento muy estresante, únicamente podemos sentarnos y esperar”, declaró la internacional inglesa Jodie Taylor, que juega en el OL Reign de Esados Unidos y que es miembro del Consejo de Jugadores de la Fifpro.

La instancia explora varias pistas para reforzar el fútbol femenino a escala mundial, como el desarrollo del estatuto profesional (solo un 18% de las jugadoras se beneficiaron de él en 2017, según la Fifpro) , la subida de salarios y una mejor coordinación para establecer un calendario internacional.