Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
Tres ejes tuvo el primer mes del gobierno de Guillermo Lasso
Equilibrar el trabajo desde casa, desafío de empresa…
Un 50% de casos de dengue se registra en chicos de hasta 14
La ocupación de UCI aún supera el 80% en los hospita…
David Grijalva: ‘Enfrentar al covid nos vuelve…
Fiscal: Pablo Celi también cobró coimas de empresa china
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…

Conmebol sanciona a brasileño Santos y da victoria a Independiente por 3-0

El Santos de Brasil recibió una sanción de la Conmebol por alinear un jugador

El Santos de Brasil recibió una sanción de la Conmebol por alinear un jugador

El Santos de Brasil recibió una sanción de la Conmebol por la alineación indebida de un jugador. Foto: EFE

La Conmebol resolvió este martes declarar al Santos perdedor por 3-0 en el partido contra el argentino Independiente en la ida de octavos de la Copa Libertadores, tras determinar que el club brasileño alineó de forma indebida al jugador Carlos Andrés Sánchez.

De esta manera, ambos equipos saldrán hoy al terreno de juego en Sao Paulo con un 3-0 favorable a los argentinos, después de que en la ida empataran sin goles.

En su comunicado, la Conmebol determinó ese marcador de conformidad al artículo 19º del Reglamento Disciplinario del organismo, al tiempo que confirma la suspensión por un partido para Sánchez al encontrar al Santos “responsable de la infracción de alineación indebida”.

Esa suspensión deberá ser cumplida en el siguiente partido de la Conmebol Libertadores 2018. Asimismo, la Conmebol cita el artículo 19.1 de su Reglamento Disciplinario que concluye que “cualquier equipo que sea responsable por una alineación indebida se considerará como perdedor de ese encuentro por 3-0”.

Con esta resolución, Independiente podrá clasificarse a cuartos de final incluso perdiendo por dos goles de diferencia en su visita hoy al conjunto brasileño en el estadio Pacaembú de Sao Paulo.

El Santos alineó a Sánchez en el partido de ida pese a que el uruguayo tenía pendiente una suspensión por su expulsión en un partido de la Copa Sudamericana en 2015, cuando militaba en el River Plate argentino.

El club brasileño alegó que consultó el sistema informático de la Conmebol para saber si había alguna suspensión y que no constaba nada, ya que en el mismo sólo aparecen las sanciones impuestas a partir de 2016, algo que el club brasileño dice que desconocía.