28 de abril de 2017 00:00

Christian Alemán se quedó para triunfar en Barcelona SC

Christian Alemán, jugador de Barcelona SC. Foto: archivo / EL COMERCIO

Christian Alemán, jugador de Barcelona SC. Foto: archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 16
Ronald Ladines. Redactor (D)ronald.ladines@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Christian Alemán perdió cuatro kilos para poder jugar en Barcelona SC. El futbolista llegó con sobrepeso, debido a la inconstancia en los entrenamientos de su antiguo club, el Deportivo Quito. Trabajó en conjunto con el preparador físico, nutricionista y cuerpo médico para reponerse.

Le costó ganarse un puesto en el Barcelona que dirige Guillermo Almada, debido a su falta de ritmo y forma de jugar. Antes de llegar a Guayaquil, estuvo dos semanas sin entrenarse con la ‘AKD’.

Él estaba acostumbrado ser un volante ofensivo, de buen dominio, pero con poca intensidad para recuperar el balón. Por eso el técnico lo tenía relegado a la suplencia, hasta que se adaptara a las características del equipo, que acostumbra a presionar a sus rivales.

A mediados del año pasado, cuando llegó al club, tuvo que pasar por el equipo de Reserva para poder tomar ritmo. Almada lo veía durante las prácticas y recibía un informe después de sus partidos.
Según su representante, Iván Reyes, el jugador tuvo propuestas para salir de Barcelona este año, pero se quedó porque “es un hombre de retos”. Le acercaron la posibilidad de ir a Fuerza Amarilla, Clan Juvenil y otros clubes.

“En Guayaquil tiene cerca a su familia, pese a las ofertas nunca pensó salir de Barcelona. Es un luchador”, dijo el empresario. El jugador, regularmente visita a su madre y amigos de la infancia, que viven en el sector de la Isla Trinitaria, suroeste porteño.

Su constancia lo hizo debutar en la Copa Libertadores, el pasado 20 de abril. Anotó el único gol de su equipo en el empate ante los brasileños.“Alemán me recuerda a Esterilla (Ely). Cuando llegamos quería coger la pelota e irse con todo, era desordenado. Ahora entiende mejor las cosas”, dijo Almada al final del juego ante los brasileños.

Cuando jugó contra Fuerza Amarilla, el pasado domingo, fue aplaudido por la hinchada debido a su entrega. Hizo una jugada de ‘crack’ sorteando a cuatro rivales, que terminó con un gol de Damián Díaz. “No fue fácil mi adaptación, pero sabía que sería así porque estoy en un club grande. Aún puedo dar mucho más”, contó el jugador guayaquileño, que ahora tiene una relación más cercana con el entrenador.

Él se formó en Emelec, desde los cinco años. Cumplió con todas las etapas formativas y salió del club en el 2013, luego de quedar campeones. “Se sintió mal”, según Reyes, porque esperaba tener más oportunidades en el ‘Ballet Azul’.

Su pasado eléctrico no es un impedimento para celebrar los goles con la camiseta del ‘Ídolo’. Evita decir el equipo de sus amores, por un “principio de profesionalismo”. Dice que su rendimiento no depende del color de la camiseta.

En esa época compartió con su hermano materno, Javier Charcopa, con quien tiene una relación muy cercana. Aunque ahora están en equipos diferentes, siguen saliendo juntos, se llaman por teléfono, se escriben… Hoy se enfrentan en la revancha de los canarios ante Fuerza Amarilla, a las 16:00, en el Nueve de Mayo de Machala.

Cuenta que su paso por la ‘AKD’, en el 2016, fue de contrastes. Los problemas económicos y legales del equipo -que terminaron con su descenso a la Segunda categoría de Pichincha- lo preocupaban, sin embargo, la exposición mediática del club lo ayudó a regresar a la Serie A.

La directiva de Barcelona ve al jugador como una apuesta a futuro. Por eso le hicieron un contrato por cinco años. Carlos Alfaro Moreno, vicepresidente, hizo oficial la noticia luego de hacer uso de la opción de compra por el jugador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (1)